Autor Tema: Lo que la gente quiere oir  (Leído 27 veces)

Abril 07, 2019, 18:20:41 pm
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 13850
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Citar
Muchos expertos la salud intentamos constantemente y día a día desmontar mitos alimentarios sobre lo que "engorda" y lo que no, dando datos científicos, añadiendo información al mundo de las redes sociales en el que se mueve tanta información diferente, mucha de ella errónea y sin validez ninguna, promoviendo la salud, no solo física sino mental, no contar calorías ya que no es lo único a tener en cuenta, hablando de calidad nutricional, de pensar en el futuro y la salud de los mas pequeños, fomentar la educación nutricional y SOBRE TODO SER DE EJEMPLO A TRAVES DE LAS ACCIONES para que los niños crezcan sanos y fuertes, para que la próxima generación sea mejor en todos los sentidos.
 
¿Por qué esa reticencia a lo nuevo?
 
Porque cada vez hay más y más información nueva que contrastar y eso es mucho trabajo. Cada día hay un nuevo artículo sobre la nueva fórmula quemagrasas: agua tibia con limón en ayunas, miel y canela, aceite de coco en el café, pastillas de no sé qué, el ejercicio no sé cuál. No sé cuántas cosas habré leído sobre cómo derretir la grasa, cuántos programas mágicos sobre cómo perder peso de forma definitiva sin esfuerzo. Vídeos, programas, tutoriales, anuncios y otros constantes bombardeos sobre la pérdida de grasa o ganancia de masa muscular.
 
Sintiéndolo mucho, esto es  justamente lo que la gente quiere oír. Siempre se tiene la esperanza de que finalmente llegue ese nuevo artículo y me sirva por fin para eliminar la grasa o peso de forma fácil, rápida y gratuita (aunque generalmente se está dispuesto a pagar lo que haga falta si va a ser fácil de sobrellevar).
 
No se quiere entender que es mucho más sencillo de lo que nos venden, pero que se necesita hacer un esfuerzo. ¿No será más fácil proponerse comer más verdura, llegar al aporte de proteínas que necesita cada uno para mantener y potenciar sus músculos, moverse más, beber más agua y repetir una y otra vez hasta crear un hábito y que deje de resultar algo complicado?
 
Pues a pesar del constante esfuerzo de muchos expertos, titulados o auto-autodidactas, que se actualizan constantemente para poder dar la información de la forma más clara, concreta, científica y rigurosa, parece que mucho de este trabajo se tira por la borda en cuestión de segundos cuando ciertas personas que por su fama (¿cuántas actrices, futbolistas, cantantes, etc. promocionan comidas/suplementos maravillosos o peor aún, comida basura, para supuestamente estar como están?) o por su formación (en medicina generalmente o asociaciones españolas de pediatras, de la fundación del corazón, etc.) desmontan todos estos pilares fundamentales que hoy en día deberían ser incuestionables. Hay doctores que igualan el arroz al azúcar. La asociación española del corazón avala unas galletas para el colesterol por su 1% de betaglucano independientemente de su 21% de azúcar. ¡Pero si lo dice un doctor, tiene que ser real!
 
La gente les respeta porque es una carrera dura y de muchos años que necesita una especialización posterior. En la sociedad actual, en muchos aspectos sigue con una mentalidad retrógrada y absurda, carente de sentido común, la mayoría ni siquiera sabe que es el argumento de la falacia de la autoridad.
 
El asunto es que nos creemos lo que nos interesa. Así de claro. La gente no quiere creer que el exceso de azúcar, patatas, pan, pastelitos, tartas, chocolates, es una puta mierda, que es perjudicial para la salud, y no quieren saberlo porque no quieren prescindir de éllo. La gente no quiere tener que estar mirando constantemente etiquetas, la gente se ríe o mira raro a otras personas que sí lo hacen y esto sirve de excusa a muchos para no hacerlo, la gente no quiere caminar a los sitios porque está muy cansada con el estrés y el tipo de vida que lleva, la gente se aburre de comer alimentos "sanos", se aburre de ir al gym,  la gente no quiere tener que buscar en diferentes mercados o supermercados porque nadie tiene tiempo suficiente (me viene a la cabeza el refrán de "El que no tiene tiempo para cuidar su salud, algún día tendrá que tener tiempo, dinero y paciencia para cuidar su enfermedad."). La gente quiere resultados mágicos, inmediatos, gratuitos y sin esfuerzo. Y de esto se aprovecha la industria.
 
Pero, ¿de quién es culpa entonces? La información está ahí, en todas partes. Quién no la busca y no la estudia, quien no la asimila y no la entiende es porque no quiere, así de claro. Es más fácil auto-engañarse, es psicológicamente muy comprensible. Se trata de una estrategia de economía mental: si no me lo creo o si no busco o si no me informan y me lo dan claramente mascado, no tengo porqué saberlo, ni entenderlo ni aplicarlo y por lo tanto, soy libre de culpa y no tengo que machacarme día a día con que tengo que comer mejor, caminar más o beber más agua.
 
Por otro lado, hay también muchas personas que sí intentan buscar, entender, informarse correctamente y les llegan mensajes contradictorios constantemente gracias a los medios de comunicación que solo buscan sensacionalismo y a las personas que se dedican a mantener los mitos que han oído o creen saber a ciencia cierta por ver que les funcionaba a X persona:

- El zumo de bote que sabemos que es malo aunque si es sin azúcares añadidos ya está solucionado el problema… O mejor un zumo natural recién exprimido que es natural de la fruta… (Pues no tonto del culo, porque le quitas la fibra y las vitaminas y solo dejas la fructosa de la fruta sacándola de su matriz)
- Los cereales integrales fitness son sanísimos (mira los ingredientes a ver cuántos entiendes y cuánto azúcar y grasas contienen)
- Leche sí o leche no? entera, semi o desnatada? (dependerá de qué tipo de vida llevas y tus necesidades)
- La "leche" vegetal es mucho más sana (miremos el % azúcar a ver… y de la cantidad de frutos secos o cereales, ya ni hablamos).
- Yogures enteros o desnatados (depende de sus ingredientes y el % de azúcar si es de la propia leche o añadido).
- Embutido de pavo sí o no (¡mira la etiqueta a ver el % de pavo!).
- Pan blanco es el demonio pero el integral es buenísimo y no engorda nada (¡mira la etiqueta a ver si es integral! Aún así, puede que tenga un poco mas de fibra, pero eso no quiere decir que no contenga los mismos hidratos de carbono que finalmente se convertirán en azúcar).
- Ahora todos los químicos todos son lo peor.
- Todo ecológico o no se puede comer nada.
- Come sin gluten que causa X enfermedades.

Y así podríamos hacer una lista hasta el infinito. Se reciben mensajes contradictorios constantemente. Hay demasiados intereses ocultos de por medio, de eso no hay duda. Pero a nivel social, el fenómeno que veo más claro es que somos una sociedad muy cómoda. O me lo das todo clarito o yo no voy a ponerme a leer etiquetas y a buscar información o artículos científicos porque yo me dedico a lo mío y tú has estudiado esto pues es tu trabajo o tú que estás expuesto en las redes sociales hablando de esto, tienes que informarme.

Bueno, pues a estas personas quiero invitarlas a reflexionar: Solo mi salud depende 100% de mí. ¿De quién crees que depende la tuya?
 
Quiero aclarar. Que, por supuesto, estoy generalizando. Cada vez hay más personas preocupadas por temas de salud alimentaria pero seguimos siendo los raros los que cuidamos lo que comemos, los que buscamos información para saber qué hacer con ella, se nos tilda de obsesionados y extremistas cuando ellos son los que no son ejemplo de nada.
Material sobre investigacion social y cientifica: http://euthenica.blogspot.com.es/

Filosofia del entreno y asesoria: https://www.darzuka.com/nutricion-inteligente