Autor Tema: Variabilidad glucémica  (Leído 111 veces)

Marzo 07, 2019, 17:16:43 pm
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 14491
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Citar
La variabilidad glucémica (GV) se refiere a los niveles oscilantes de glucosa en la sangre que se producen a lo largo del día, incluidos los periodos de hipoglucemia y aumentos posprandiales (posteriores a las comidas), así como las fluctuaciones de la glucosa en la sangre que se producen al mismo tiempo en diferentes días. Básicamente, es solo la cantidad de azúcar en la sangre que rebota en tu sistema sanguíneo en un momento dado. Además de la inflamación, es una de las variables más importantes a considerar en comparación con otros biomarcadores.

¿Se puede mantener un nivel de glucosa promedio bajo y una varianza de glucosa baja y un área bajo de la curva de la insulina?

Si la variabilidad glucémica se sale de control y el nivel de azúcar en la sangre aumenta demasiado, tu cuerpo básicamente tiene dos opciones: deshacerse del nivel de azúcar en la sangre como potencial consumo de energía a través de los músculos o almacenar el azúcar en la sangre como tejido adiposo. Entonces, si tu gasto de energía durante el día no es lo suficientemente alto como para convertir los azúcares que has consumido en energía potencial en tus músculos, básicamente ganarás tejido adiposo, incluso si en realidad no estas comiendo nada de grasa. A continuación, encontrarás seis formas de evitar que eso suceda e incluso de cómo deshacerte de la grasa corporal relacionada con los carbohidratos. Pero antes de saltar a eso, debes entender un hecho importante: el azúcar en tu comida no siempre es malo. Sí, has leido bien.

Básicamente, cada forma de azúcar se convierte en glucosa en tu cuerpo. Cada azúcar individual, ya sea de verduras, granos integrales o una lata de refresco, en su mayoría se convierte en glucosa. Eso significa que tu cuerpo no puede distinguir la diferencia entre el azúcar que se encuentra en las frutas, la miel, la leche o una barra de chocolate. El problema ocurre cuando tus niveles de glucosa en la sangre se vuelven locos, lo que ocurre cuando consumes demasiada azúcar de una vez o consumes azúcar con demasiada frecuencia, independientemente de la fuente del azúcar. Evidentemente es mas fácil consumir demasiado azúcar a través de alimentos procesados diseñados específicamente para ser sabrosos y fácilmente consumibles que de alimentos naturales.

Aquí están mis estrategias más efectivas para controlar el azúcar en la sangre.

1- Entrenamiento de fuerza.

La investigación ha encontrado que cuando entrenas tus musculos con resistencia, tu capacidad de conducir la glucosa hacia el tejido muscular aumenta, y esto causa una disminución en el nivel de glucosa en la sangre y un aumento en tu sensibilidad a la insulina, incluso cuando levantas pesas ligeras. Esto significa que puedes controlar el azúcar en la sangre y regular los transportadores de azúcar incluso con un ejercicio de peso corporal relativamente ligero, lo que evita que el azúcar se convierta en tejido graso.

2- Ejercicio aerobico en ayunas.

Las investigaciones han demostrado que hacer ejercicio antes del desayuno, particularmente en un estado de ayuno, es una estrategia potente para controlar el azúcar en la sangre (por cierto, también es una estrategia de salud de la medicina ayurvédica). De los tres grupos en este estudio, uno era un grupo que entrenaba antes de comer, solo bebían agua durante el entrenamiento, y luego comían un gran desayuno después del entrenamiento. Este grupo casi no ganó peso y su tasa metabólica aumentó de tal manera que también quemaron la energía que estaban consumiendo más tarde ese día de manera mucho más eficiente.

3- Caminatas postprandiales (post-comida).

Un estudio japonés fascinante tomó tres grupos de hombres y les hizo hacer una de estas tres acciones inmediatamente después de una comida: sentarse, pararse de pie o caminar. Al final del estudio, encontraron que caminar durante 30 minutos después de una comida mantuvo las concentraciones de grasa en suero un 18% más bajas que cuando estaban sentados o parados después de una comida. Por lo tanto, no solo debes hacer ejercicio antes del desayuno en ayunas, sino que también puedes realizar una caminata fácil de 20 a 30 minutos inmediatamente después de la cena.

4- Plantas, hierbas y especias.

En el manejo y cualquier posible aumento en la glucosa en la sangre de una comida, existen formas exógenas de controlar el azúcar en la sangre: plantas, hierbas y especias. Algunos compuestos bastante notables son la canela de Ceilán, la gimnema silvestre, la berberina) y el extracto de melón amargo. Estos todos son compuestos potentes y naturales que pueden regular el alto nivel de azúcar en la sangre, las respuestas a la insulina y prevenir la diabetes.

5- Fibra.

Aquí hay un consejo adicional: come fibra para quemar azúcar. Probablemente no sea algo que pensaste que hubieras leído. Tal vez lo único que hayas escuchado sobre la fibra es lo que puede hacer por la comodidad de tu colon, pero también te ayudara a regular la variabilidad glucémica. La fibra dietética, a través de la fermentación bacteriana anaeróbica, se descompone en ácidos grasos de cadena corta (AGCP). Un ácido graso de cadena corta es un ácido graso con menos de 6 átomos de carbono, y aproximadamente el 95% de los SCFA en tu cuerpo se componen de solo tres formas de SFCA: acetato (C2), propionato (C3) y butirato (C4). Se ha demostrado que el acetato tiene un efecto inhibitorio sobre las vías que convierten la glucosa en ácidos grasos en el hígado reduciendo así la acumulación de lípidos en el tejido adiposo y mejorando la tolerancia a la glucosa, y protegiendo el hígado contra la acumulación de grasa. Se ha demostrado que el butirato, en ratones, previene y trata la resistencia a la insulina inducida por la dieta al aumentar la sensibilidad a la insulina y, por lo tanto, permite un mayor metabolismo de la glucosa, lo que resulta en una reducción de la adiposidad .

Nada de eso es demasiado difícil, ¿verdad? Caminar, un poco de entrenamiento con pesas, algunas hierbas y especias comunes que puedes obtener en la tienda local de alimentos saludables y un toque de fibra adicional. Eso es todo lo que se necesitas para prevenir cantidades significativas del tipo de variabilidad glucémica que tiende a impedir que muchas personas pierdan grasa.