Autor Tema: Correlación entre pobreza y obesidad  (Leído 41 veces)

Octubre 07, 2018, 13:28:37 pm
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 13192
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Citar
La pobreza tiene una forma de levantar su fea cabeza, deslizarse en las grietas en la vida de las personas cuando son jóvenes y luego volver a emerger más tarde en la vida. A veces sucede de manera que se puede observar fácilmente: se ha demostrado que lo que alimentan a los bebés pobres, por ejemplo, altera lo que tanto anhelan cuando son adultos, creando afinidades de por vida. Pero a veces las influencias están ocultas y, como resultado, son más insidiosas.

Un equipo de investigadores, dirigido por Sarah Hill, quien enseña psicología en la Universidad Cristiana de Texas, cree que ha descubierto evidencia de uno de esos efectos persistentes. Específicamente, Hill y sus colegas encontraron que las personas que crecen pobres parecen tener un tiempo significativamente más difícil para regular su consumo de alimentos, incluso cuando no tienen hambre.

"Encontramos que comen cantidades comparativamente altas independientemente de su necesidad", dijo Hill.

Los investigadores, interesados en explorar por qué la obesidad es más frecuente en las poblaciones más pobres, idearon tres experimentos separados, que probaron cómo se comportaban las personas de diferentes antecedentes socioeconómicos frente a los alimentos.

En la primera, invitaron a 31 participantes mujeres a su laboratorio, a quienes se les preguntó cuánto tiempo había pasado desde que habían comido y qué hambre tenían. Luego se les dio bocadillos (galletas y pretzels), que podían comer o dejar en libertad, según les plazca. Cuando terminaron, Hill y su equipo midieron la cantidad de calorías consumidas. La discrepancia entre cómo comían los participantes era alarmante.

Aquellos que crecieron en hogares socioeconómicos más altos mostraron un comportamiento de consumo normal: comían cuando tenían hambre y decían no gracias a los bocadillos cuando estaban llenos. Los que crecieron en hogares socioeconómicos más bajos, mientras tanto, comían sin importar cuánta hambre tuvieran.

Sin embargo, un solo experimento no es suficiente para establecer una conexión convincente. Así que lo llevaron un paso más allá.

Esta vez invitaron a 60 participantes mujeres, a cada una de las cuales se les pidió que se abstuvieran de beber o comer durante cinco horas. La mitad de ellas recibieron Sprite, una bebida calórica, mientras que la mitad restante bebió agua con gas, que no tiene calorías. Luego, también se les dio bocadillos (galletas y pretzels), que podían comer o dejar en libertad, según les plazca. Y, una vez más, lo que Hill y su equipo observaron fue sorprendente.

"Es increíble, es como si el refresco no se registrara para aquellos cuyo estatus socioeconómico de niño era bajo", dijo Hill. "Se cayó como el agua".

Los que crecieron en hogares socioeconómicos más altos comieron mucho menos cuando consumieron un Sprite, mientras que los que crecieron en hogares socioeconómicos más bajos comieron a pesar de la bebida que se les había dado.

En el tercer y último experimento, los investigadores replicaron el segundo, pero agregaron dos ajustes. Invitaron a 82 participantes, que incluían hombres esta vez, y midieron la glucosa en sangre de cada participante para ver si sus niveles de azúcar en la sangre mediaron en la ingesta de alimentos como debían.

Una vez más, solo aquellos que no habían crecido en hogares pobres parecían regular adecuadamente su ingesta de alimentos.

"Esperábamos observar estas diferencias, pero no de forma clara o consistente", dijo Hill. "Creo que apunta a cómo se enfrentan las condiciones de los niños más pobres cuando de jóvenes podrían llevarlos a comportarse de una manera que promueva cosas como comer en exceso y la obesidad".

Hill señala la pobreza de la niñez, porque ella y su equipo les preguntaron a los participantes, no solo sus estados socioeconómicos como niños, sino también sus estados socioeconómicos actuales como adultos y, de manera bastante increíble, los patrones de alimentación anormales solo se correlacionaban con los primeros.

"Me sorprendió mucho esto", dijo. "Realmente pensamos que habría una asociación con ambos".

¿Que esta pasando?

La razón por la cual las personas que crecen en hogares más pobres parecen tener problemas para controlar cuánto comen cuando en realidad no tienen hambre no está del todo clara. Pero probablemente hay algunas cosas sucediendo.

Por un lado, Hill sostiene que crecer en hogares más pobres, que tienden a tener padres menos educados, podría llevar a una menor conciencia de su cuerpo y los cambios que experimenta. "Si no están en sintonía con sus cuerpos, podrían no estar en sintonía con sus necesidades corporales", dijo. "Y eso es algo de lo que sugieren los resultados".

También podría haber una forma de condicionamiento que esté ligada a las circunstancias reales en las que las familias más pobres se encuentran y experimentan la comida. Para aquellos que nunca tuvieron que preocuparse por una comida, renunciar a una merienda no es gran cosa. Pero para aquellos que lo hicieron, podría significar la diferencia entre una buena noche de sueño y horas de sueño en la cama.

"Cuando creces en este tipo de entornos, estás siendo entrenado para comer cuando puedes en lugar de cuando tienes hambre", dijo.

Traci Mann, que enseña psicología en la Universidad de Minnesota y ha estado estudiando hábitos alimenticios, autocontrol y dieta durante más de 20 años, tiene una teoría ligeramente diferente.

Las personas, dice ella, comienzan la vida siendo perfectamente capaces de comenzar y detenerse a comer cuando tienen hambre y cuando están llenas. "Los bebés pueden hacerlo; los bebés que están amamantando lo hacen exactamente (siempre que la mamá no lo arruine), y también los niños pequeños".

A medida que pasan los años, tendemos a perder esta capacidad en cierta medida, lo que nos obliga a confiar en otras señales, como la memoria. Ciertas personas, sin embargo, pierden la habilidad más rápido y más ampliamente que otras. Un ejemplo perfecto son las personas a las que Mann llama "personas que hacen dieta crónica" y que constantemente restringen lo que comen. Al privarse de las calorías, terminan provocando cambios biológicos en sus cuerpos que en realidad les hacen más difícil resistirse a los alimentos. Y esto, dice ella, es probablemente lo que está sucediendo con aquellos nacidos en estados socioeconómicos más bajos.

"No es muy sorprendente que una infancia de privación calórica (debido a problemas financieros) conduzca a los mismos problemas a largo plazo que se ven entre las personas que hacen dieta crónica", dijo. "Esencialmente, comer cuando no hay hambre".

Sin embargo, similar al patrón de comportamiento, las implicaciones siguen siendo inquietantes.

Si existe una brecha entre la forma en que los niños pobres y los ricos interactúan con los alimentos que se transfieren al resto de sus vidas, esto complica nuestra comprensión de por qué aquí en los Estados Unidos, al contrario de las tendencias internacionales, las personas pobres son mucho más propensas a la obesidad que sus homólogos más ricos. Muchos han postulado que no es la cantidad de lo que comen, sino lo que están comiendo lo que ha causado esta tendencia. Y hay muchas razones para creer que esto es cierto: los estudios han demostrado, después de todo, que las familias de bajos ingresos eligen alimentos mucho menos saludables.

Hill advierte que los hallazgos de su equipo aún son preliminares. "No sabemos exactamente cuál es el mecanismo, o qué tan conscientes son las personas de lo que comen, incluso cuando no tienen hambre", dijo. "Necesitamos realizar más investigaciones para descubrir qué está causando estos patrones preocupantes de comportamiento".

Ella también dice que solo porque el patrón exista, no significa que no sea algo que podamos cambiar. "No hay razón para pensar que no podemos ayudarlos a anular esto".

Pero el hecho de que los patrones existen hace más pronunciado lo que ya sabemos que es una subida cuesta arriba para aquellos nacidos en la pobreza. Los tentáculos de la pobreza tocan muchos aspectos diferentes de la vida de las personas. La comida es un ejemplo particularmente apropiado: la desigualdad alimentaria, por la cual las personas más ricas de Estados Unidos comen bien, mientras que los más pobres del país comen, bueno, no solo es real, sino que empeora, pero no es el único. Se ha demostrado, por ejemplo, que la pobreza encadena a aquellos que nacen en ella, limitando severamente su capacidad para tener éxito en la sociedad, social, académica y financieramente.

Cada vez más, parece que la clave para romper el ciclo de la pobreza podría estar en comprender que la brecha comienza a crecer a una edad muy temprana, consolidándose de tal manera que hace que sea muy difícil de desenredar. Y hay pocas cosas tan marcadas como la diferencia entre cómo los niños pobres y los ricos desarrollan relaciones con los alimentos.
« Última modificación: Octubre 07, 2018, 16:37:39 pm por Beti ona »
Material sobre investigacion social y cientifica: http://euthenica.blogspot.com.es/

Filosofia del entreno y asesoria: https://www.darzuka.com/nutricion-inteligente


Octubre 07, 2018, 13:53:39 pm
Respuesta #1
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 13192
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Yo tengo algunas reflexiones diferentes:

- Las familias mas pobres tienen fondos limitados por lo que los pobres encuentran disponibles "alimentos" baratos y altos en calorias vacias. Los alimentos mas baratos son generalmente el principal culpable en el aumento de peso y desarrollo de enfermedades, estamos hablando de cereales/papas fritas/galletas/bocadillos/bollos/snacks. La mayoria se complacera con estos alimentos, ya que es mas facil abrir un paquete, en lugar de cocinar una comida completa para una familia.

Los fondos limitados para realizar las actividades diarias tienden a obligar a los padres/familias a quedarse en casa y ser adictos a la television. Por lo tanto, las personas se vuelven perezosas y no hacen nada mas que consumir alimentos y adormecer su cerebro al mirar la television.

- Muchas personas creen que es mejor que el niño coma cuaquier mierda, sea lo que sea, a que no coman. Esto es como si tienes un coche y no puedes echarle gasolina o aceite, y en su lugar piensas en alimentarlo con cerveza y meada de perro. A largo plazo destruiras el funcionamiento del coche, el metabolismo humano funciona de la misma manera. La nutricion no es una cuestion de comer cantidad de basura, azucar o bocadillos y esperar que un individuo prospere de forma saludable, sino de nutrirse correctamente para satisfacer las necesidades diarias de macro y micronutrientes. Esta mentalidad de engorde, de tratar a las personas como si fueran ganado, viene de hace decadas, de epocas donde literalmente no habia comida y siempre habia miedo de morir de hambre. En ese caso, cuando no tienes comida, es mejor tener algo que nada y acumular tantas reservas de grasa como sea posible, por eso comer pan es mejor que no comer absolutamente nada, beber coca cola llena de quimicos y azucar en medio del desierto es mejor que no beber nada, pero de ahi no saco que pan y coca cola sean buen regimen de comida.

- Muchas personas que son pobres y gordas son simplemente perezosas y transmiten esa dejadez a los demas. Nunca podria dejar que mis hijos comieran mierda, no necesitan zumos, refrescos, pan, dulces, etc. Recorta esa mierda y compra mejores opciones como comida real, hoy en dia la obesidad esta fuera de control, culpo directamente a los padres que ya saben lo que se debe hacer pero no lo hacen. Uno puede actuar erroneamente por 2 razones: A- Ignorancia, entonces uno es inocente, B- Comodidad o dejadez, entonces uno ya no puede culpar a nadie mas que a si mismo. Si, yo se que muchos dicen, no es facil, mira como comen los demas, blablabla. Haz lo correcto, no lo comodo o conveniente!

- Los pobres en los paises desarrollados son perezosos que se sientan frente al movil y la TV todo el dia haciendo nada mas que comer los alimentos baratos poco saludables. Y aunque algunos hagan ciertas actividades fisicas e incluso practiquen deportes, sus metabolismos estan tan jodidos que no paran de engordar. Mientras, los pobres en otros paises (tipo 3 mundo) no tienen todos los dispositivos para sentarse frente a ellos y tienden a ser mas activos (por ahora, porque es una tendencia que esta cambiando, pues es mas rentable matarlos poco a poco con basura enviada desde occidente que dejarlos morir de hambre).

- A nivel individual todo se reduce a "querer". Hay gente con poco dinero que comera huevos, arroz y la carne roja mas barata. Comer esto todos los dias durante semanas, es aburrido, si. Seguro que es mas divertido comer pizza y macdonalds y beber cerveza con los amigos, pero tienen una conviccion y una disciplina poco comunes hoy en dia. Y para hacer deporte escogeran cualquier actividad accesible, no se gastaran cientos de euros en equipacion, entrenadores o nutricionistas, pero aprovecharan al maximo lo que tienen: el poco tiempo libre, capacidad de investigar/aprender y poner en practica lo aprendido. Para ellos no hay excusas.

- Si un grupo considera que ser gordo es mas aceptable socialmente esto le quitara al individuo medio su deseo de adelgazar, si todos los que lo rodean son gordos y sedentarios se vera como la norma.

- Un nivel de educacion inferior conducira a decisiones mas deficientes en nutricion. Una cosa es tener acceso a la informacion pero consumir basura mediatica, otra cosa es acceder y conocer la informacion veraz, y otra, la mas complicada, poner en practica ese tipo de informacion.

- Si eres rico o pobre, si no aprendes o no te importa aprender sobre nutricion, como sabras que es saludable y que no lo es? Algunas personas no tienen autocontrol o voluntad de cuidar sus cuerpos y simplemente no les importa. Siempre escucho a la gente hablar sobre querer perder peso o ponerse en forma, pero siempre estan llenos de mierda y no hacen nada. Ser saludable es un trabajo duro, mucha comida preparada. Pero principalmente es una eleccion de vida a la que la mayoria no quiere comprometers. Si fuera facil, todos estarian en una forma fenomenal y la epidemia de obesidad y diabetes no estaria creciendo. La mayoria no tiene el compromiso que se necesita para ser saludable y ponerse en forma, por lo que transmitiran esos patrones de comportamiento a sus hijos. Afortunadamente (en este caso), los padres no son las unicas influencias educativas, y muchos prosperan a pesar de ellos.
« Última modificación: Octubre 07, 2018, 16:38:24 pm por Beti ona »
Material sobre investigacion social y cientifica: http://euthenica.blogspot.com.es/

Filosofia del entreno y asesoria: https://www.darzuka.com/nutricion-inteligente