Autor Tema: No solo de la fuerza vive el hombre  (Leído 335760 veces)

Julio 01, 2020, 19:43:33 pm
Respuesta #3135
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Las cinco razones principales de Doug Casey para no votar

Citar
- La democracia está muy sobrevalorada

No es como el consenso de un grupo de amigos que aceptan ver la misma película. Muy a menudo, se reduce a una variedad más amable y gentil de la mafia, vestida con un abrigo y corbata. La esencia de los valores positivos como la libertad personal, la riqueza, las oportunidades, la fraternidad y la igualdad no radica en la democracia, sino en las mentes libres y allí donde el gobierno se vuelve trivial. La democracia enfoca los pensamientos de las personas en la política, no en la producción.

Aunque la democracia es solo una forma de estructurar un estado, el concepto ha alcanzado el estatus de culto; inatacable como dogma político. Es, como observó el economista Joseph Schumpeter, "una fe sustituta para los intelectuales privados de religión". La mayoría de los fundadores de Estados Unidos estaban más preocupados por la libertad que por la democracia. Tocqueville vio la democracia y la libertad como opuestos casi polares.

La democracia puede funcionar cuando todos los involucrados se conocen, comparten los mismos valores y objetivos, y aborrecen cualquier forma de coerción. Es la forma natural de lograr cosas entre pequeños grupos.

Pero una vez que la creencia en la democracia se convierte en una ideología política, se transforma necesariamente en un gobierno mayoritario. Y, en ese punto, la mayoría (o incluso una pluralidad, una minoría o un individuo) pueden imponer su voluntad a todos los demás al afirmar que representan la voluntad de la gente.

Pero muchos términos en política terminan con significados invertidos. "Liberal" es sin duda uno de ellos.

- El espectro de la política

Los términos liberal (izquierda) y conservador (derecha) definen el espectro político convencional; Los términos son abstracciones flotantes con significados que cambian con cada político.

En el siglo XIX, un liberal era alguien que creía en la libertad de expresión, la movilidad social, el gobierno limitado y los estrictos derechos de propiedad. Desde entonces, el término ha sido apropiado por aquellos que, aunque a veces todavía creen en la libertad de expresión limitada, siempre apoyan un gobierno fuerte y derechos de propiedad débiles, y que ven a todos como miembros de una clase o grupo.

Los conservadores siempre han tendido a creer en un gobierno y un nacionalismo fuertes. Bismarck y Metternich eran arquetipos. Los conservadores de hoy son vistos a veces como defensores de la libertad económica y los mercados libres, aunque eso es mayormente cierto solo cuando se percibe que esos conceptos coinciden con los intereses de las grandes empresas y el nacionalismo económico.

Las creencias políticas entre corchetes en una escala ilógica, que se ejecuta solo de izquierda a derecha, da como resultado un pensamiento limitado. Es como si la ciencia todavía intentara definir los elementos con aire, tierra, agua y fuego.

La política es la teoría y la práctica del gobierno. Se ocupa de cómo debe aplicarse la fuerza para controlar a las personas, es decir, para restringir su libertad. Debe analizarse sobre esa base. Como la libertad es indivisible, tiene poco sentido dividirla en compartimientos; pero hay dos tipos básicos de libertad: social y económica.

Según el uso actual, los liberales tienden a permitir la libertad social, pero restringen la libertad económica, mientras que los conservadores tienden a restringir la libertad social y permitir la libertad económica. Un autoritario (ahora a veces se clasifican a sí mismos como "intermedios") es aquel que cree que ambos tipos de libertad deberían ser restringidos.

Pero, ¿cómo llamas a alguien que cree en ambos tipos de libertad? Desafortunadamente, algo sin nombre puede pasarse por alto o, si el nombre solo es conocido por unos pocos, puede ignorarse como no importante. Eso puede explicar por qué tan pocas personas saben que son libertarios.

Un libertario cree que las personas tienen derecho a hacer cualquier cosa que no afecte los derechos de los demás, a saber, no hacer uso de la fuerza o el fraude. Los libertarios son el equivalente humano de la rata Gamma, que lleva una pequeña explicación.

Hace algunos años, los científicos que experimentaban con ratas clasificaron a la gran mayoría de sus sujetos como ratas Beta. Estos son básicamente seguidores que obtienen las sobras de las ratas Alpha. Las ratas Alpha establecen territorios, reclaman los compañeros más selectos y, en general, dominan sobre los Betas. Esto se correspondía bastante bien con la forma en que los investigadores pensaban que el mundo funcionaba.

Pero también se sorprendieron al encontrar un tercer tipo de rata: el Gamma. Esta criatura replanteó un territorio y eligió la elección de la camada para un compañero, como el Alfa, pero no intentó dominar a los Betas. Una rata que se lleva bien con las demás. Una rata libertaria, por así decirlo.

Supongo que es que a medida que la sociedad se vuelve más represiva, más personas Gamma se sintonizarán con el problema y abandonarán como solución. No, no se convertirán en hippies de mediana edad que practiquen el tejido de cestas y el cordón de cuentas en comunas remotas. Más bien, estructurarán sus vidas para que el gobierno, es decir, los impuestos, las regulaciones y la inflación, no sean un factor que les afecten. 

Las creencias libertarias tienen muchos seguidores entre los estadounidenses, pero el Partido Libertario nunca ha ganado tanta importancia, posiblemente porque el tipo de personas que podrían apoyarlo tienen mejores cosas que hacer con su tiempo que votar. Y si creen en la votación, tienden a sentir que están "desperdiciando" su voto en alguien que no puede ganar. Pero votar es en sí otra parte del problema.

- Ninguna de las anteriores

Al menos el 95% de los titulares en el Congreso suelen conservar el cargo. Esa es una proporción más alta que en el Soviet Supremo de la extinta URSS, y una tasa de rotación más baja que en la Cámara de los Lores hereditaria de Gran Bretaña, donde la gente pierde sus asientos solo al morir.

El sistema político en los Estados Unidos, como todos los sistemas que envejecen y se hacen grandes, se ha vuelto moribundo y corrupto.

La sabiduría convencional sostiene que una disminución en la participación electoral es un signo de apatía. Pero también puede ser un signo de un renacimiento en la responsabilidad personal. Pero podrían ser personas que digan: "No volverán a engañarme y no les prestaré poder".

La política siempre ha sido una forma de redistribuir la riqueza de aquellos que producen a aquellos que son políticamente favorecidos. Como observó HL Mencken, cada elección no es más que una subasta anticipada de bienes robados, un proceso que pocos apoyarían si vieran su verdadera naturaleza.

Los manifestantes en la década de 1960 tenían sus defectos, pero estaban en lo cierto cuando dijeron: "Si no eres parte de la solución, eres parte del problema". Si la política es el problema, ¿cuál es la solución? Tengo una respuesta que puede atraerlo.

- El primer paso para resolver el problema es dejar de alentarlo activamente.

Muchos estadounidenses han reconocido intuitivamente que el gobierno es el problema y han dejado de votar. Hay al menos cinco razones por las que muchas personas no votan:

1. Votar en una elección política no es ético: El proceso político es de coerción y fuerza institucionalizadas. Si desaprueba esas cosas, entonces no debe participar en ellas, ni siquiera indirectamente.

2. Votar compromete su privacidad. Obtiene su nombre en otra base de datos informática del gobierno.

3. Votar, así como registrarse, implica pasar el rato en las oficinas gubernamentales y tratar con pequeños burócratas. La mayoría de las personas pueden encontrar algo más agradable o productivo que hacer con su tiempo.

4. La votación alienta a los políticos. Un voto en contra de un candidato, una razón importante y bastante comprensible por la cual muchas personas votan, siempre se interpreta como un voto para su oponente. Y aunque puedas votar por el menor de dos males, el menor de dos males sigue siendo malo. Equivale a darle al candidato un mandato tácito para imponer su voluntad a la sociedad.

5. Tu voto no cuenta. A los políticos les gusta decir que cuenta porque es una ventaja para ellos poner a todos en un modo ocupado. Pero, estadísticamente, un voto entre decenas de millones no hace más diferencia que un solo grano de arena en una playa. Eso está completamente aparte del hecho de que los funcionarios manifiestamente hacen lo que quieren, no lo que tú quieres, una vez que están en el cargo.

Algunos de estos pensamientos pueden impresionarlo como vagamente "anti-patriótico"; esa ciertamente no es mi intención. Las ideas fundacionales del país, que eran altamente libertarias, han sido completamente distorsionadas. Lo que hoy pasa por tradición es algo contra lo cual los Padres Fundadores habrían liderado una segunda revolución.

Este lamentable y aterrador estado de cosas es una de las razones por las que algunas personas enfatizan la importancia de unirse al proceso, "trabajar dentro del sistema" y "hacer que se escuche su voz", para asegurarse de que "los malos" no entren. Parecen pensar que aumentar el número de votantes mejorará la calidad de sus elecciones.

Este argumento obliga a muchas personas sinceras, que de otro modo no soñarían con obligar a sus vecinos, a participar en el proceso político. Pero solo alimenta a las personas en política y gobierno, validando su existencia y haciéndolas más poderosas en el proceso.

Por supuesto, todos los involucrados obtienen algo de eso psicológicamente, si no monetariamente. La política les da a las personas un sentido de pertenencia a algo más grande que ellos mismos y, por lo tanto, tiene un atractivo especial para aquellos que no pueden encontrar satisfacción en sí mismos.

Nos maravillamos del entusiasmo que se muestra en las manifestaciones gigantes de Hitler, pero imaginamos que lo que sucede aquí y ahora, es diferente. Bueno, nunca es lo mismo. Pero el sloganeering sin sentido, el culto a la personalidad y la certeza de las masas de que "su" candidato besará sus vidas personales y las mejorará son idénticas.

E incluso si el candidato favorito no los ayuda, al menos evitará que otros obtengan demasiado poder. La política es la institucionalización de la envidia, un vicio que proclama: "Tienes algo que quiero, y si no puedo conseguirlo, tomaré el tuyo". Y si no puedo tener el tuyo, lo destruiré para que tú tampoco puedas tenerlo. Participar en política es un acto de quiebra ética.

La clave para que los "rubes" (es decir, los votantes) voten y las "marcas" (es decir, los contribuyentes) den, es hablar en general mientras suena específico y parece sincero y reflexivo, pero decisivo. A las personas les gusta engañarse a sí mismas de qué están votando por "el hombre" o "las ideas". Pero pocas "ideas" son más que eslóganes ingeniosamente empaquetados para presionar los botones correctos. Votar por "el hombre" tampoco ayuda mucho, ya que estos muchachos están más diligentemente programados, planteados y ensayados que cualquier actor.

Probablemente esto sea más cierto hoy de lo que ha sido desde que las elecciones ahora se ganan por televisión, y la televisión no es un foro para expresar ideas y filosofías complejas. Se presta a consignas y personas simplistas que se ven y hablan como presentadores de juegos. Las personas con realmente "nuevas ideas" no soñarían con entrar en la política porque saben que las ideas no pueden explicarse en 60 segundos.

No estoy alentando, por cierto, que las personas se desvinculen de sus comunidades, grupos sociales u otras organizaciones voluntarias; todo lo contrario, ya que esas relaciones son el alma de la sociedad. Pero el proceso político, o gobierno, no es sinónimo de sociedad o incluso complementario de élla. El gobierno es una mano muerta para la sociedad.


Julio 01, 2020, 20:31:48 pm
Respuesta #3136
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2



Citar
Una ola de demandas contra las grandes farmacéuticas y otros fabricantes y distribuidores de opiáceos OXYCONTIN han existido en los últimos años.

Las farmacéuticas han afirmado durante mucho tiempo que "desconocían" el creciente abuso de su medicamento OxyContin hasta años después de que el analgésico saliera al mercado en 1996. Pero un informe confidencial del Departamento de Justicia muestra que el fabricante de medicamentos había recibido informes desde el principio sobre que las píldoras estaban siendo aplastadas y consumidas por vías nasales, pero continuó comercializando OxyContin agresivamente.

En las últimas dos décadas, más de 200.000 personas han muerto solo en Estados Unidos por sobredosis de opioides RECETADOS, donde cuatro de cada cinco personas comienzan con analgésicos recetados. Según los análisis llevados a cabo por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos los opiáceos estuvieron involucrados en más de 42.000 muertes por sobredosis solo en 2016 y ha ido en aumento desde entonces.

Los opiáceos sintéticos imitan los efectos que provocan los opiáceos naturales (como el opio y la heroína). Según muchas investigaciones los fabricantes de opiáceos conocen de su daño y realizan campañas engañosas de comercialización en las que convencían a médicos, profesionales de la salud y al público en general de que sus medicamentos eran efectivos para tratar el dolor crónico y tenían un bajo riesgo de adicción, contrario a la abrumadora evidencia.

Los fabricantes de OxyContin tienen filiales en Europa, Asia y Latinoamérica así que este asunto es alarmante pues su uso con receta médica se está extendiendo en Reino Unido y Latinoamérica. Además su comercialización ha hecho rica a una sola familia. Los activos en posesión de los veinte miembros principales de la familia Sackler tienen un valor de 12 billones de dólares, obtenidos en parte gracias a las ventas de OxyContin solo entre 1995 y 2015.

La televisión te ha dicho que los narcotraficantes más sanguinarios que han existido son de Colombia, México e Italia pero esto es totalmente falso.
« Última modificación: Julio 02, 2020, 00:05:35 am por Beti ona »


Julio 02, 2020, 00:19:47 am
Respuesta #3137
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Nietzsche: Aurora

Santiago Lario Ladrón

Citar
La reseña que Ecce Homo le dedica a este libro se inicia así: "Con este libro empieza mi campaña contra la moral." Como proclaman entre otros G. Morel "De hecho esta campaña está ya comenzada o preparada por sus escritos anteriores" y M. Morey "Aunque ello no es enteramente cierto, en la medida en que sus textos inmediatamente anteriores ya avanzaban en esa dirección, la verdad es que la problemática aquí se precisa y radicaliza considerablemente", progresando en el sentido que más tarde se acogerá bajo la consigna de la transvaloración de todos los valores.

A pesar de que las posibilidades de lectura que ofrece son múltiples, uno de los principales hilos rojos del texto viene constituido por la crítica a las caracterizaciones más celebradas de la esencia de lo moral: la compasión (Schopenhauer), la utilidad (Spencer), el deber (Kant), son así fustigados en sus múltiples facetas a lo largo del libro, pues Humano, demasiado humano ya presentaba multitud de fragmentos dedicados a esa labor. ¿Qué busca Nietzsche con esa campaña? Sea lo que sea no es fácil de aclarar porque, como confiesa el mismo Nietzsche, ahora actúa como un subterráneo que practica una labor de zapa:

"¿No parece que le guía alguna fe, que le repara un consuelo? ¿Qué tal vez quiera tener su propia y prolongada tiniebla, su lado incomprensible, su oculto retiro, su enigma, porque sabe que todo lo demás también tendrá su propio mañana, su propia redención, su propia aurora?" (Aurora, Prólogo, 1).

De ahí que su prosa haya perdido claridad y esté llena de enigmáticas reticencias:

"Se tiene precisamente su camino para sí- y, justo es, su amargura, su disgusto ocasional en ese para sí, que incluyen, por ejemplo, saber que ni si quiera los amigos podrán adivinar dónde se está, adónde se va, que algunas veces se preguntarán ¿cómo?, ¿pero es que va a alguna parte?, ¿acaso tiene aún un camino?".

Para adivinar hacia donde van sus inquietudes, tal vez sea conveniente escuchar algunas de sus reflexiones de esta época que, aunque no completamente sinceras (ocultan que él ya se ha decidido por una meta y por lo tanto por una determinada "manera de obrar"), desvelan la relación que para él hay entre las distintas morales y la potenciación selectiva de diversos aspectos y formas de "vida":

"¿Cómo debemos obrar? ¿De modo que sea el individuo aislado el que subsista lo posible? ¿O que sea la raza la que subsiste? ¿U otra raza? ¿O de manera que lo que subsista sea la vida en general? ¿O de modo que subsistan las especies superiores de la vida?"

Los intereses de estas diferentes esferas divergen. Además, ¿qué es eso de las especies superiores? ¿Qué es lo determinante: la superioridad intelectual, la bondad, o la fuerza?

Sobre estos criterios generales de acción no ha habido jamás meditación, ni mucho menos acuerdo. Puesto que por ahora aún no quiere tomar explícitamente partido, se limitará a resumir de manera magistral las directrices de la que será su labor a lo largo de éste libro y del siguiente:

"Mantener la mayor diversidad posible de condiciones de existencia humana y no uniformizar a los hombres con un código moral, he ahí el medio más general de preparar la casualidad más favorable. Hasta el presente la humanidad no se ha propuesto ningún fin que quiera alcanzar globalmente, acaso eso llegue un día. Mientras tanto, como ese fin falta, no es posible identificar los medios. Mientras esperamos, es preciso conseguir quela mayor cantidad posible de individuos disfruten de un bienestar individual, y como los dos hechos se condicionan mutuamente, de uno más general".

Y me gustaría llamar la atención sobre esos mientras tanto y mientras esperamos esa aparente postura amoral que va a adoptar, y que a tantos comentaristas ha conseguido engañar, es una estrategia provisional a la espera de que llegue el momento de lanzar la propuesta que, aunque por ahora no se atreva a hacerla pública, ya lleva en cartera. Puesto que la moral que más "uniformiza" el mundo occidental es la cristiana (y  de paso, aunque no lo proclame abiertamente, la más contraria a la suya) dedica la mayor parte del primer apartado a la lucha contra esa religión y su moral, con especial atención a las que estima las "virtudes" más odiosas y nefastas: el altruismo y la compasión.

Y es de admirar la multiplicidad de ángulos con que las ataca; como un hábil comprador, empeñado en convencernos de que la joya que tenemos en las manos vale bastante menos de lo que pensábamos, las coge entre sus dedos y les va dando vueltas con rebuscada morosidad, intentando en cada giro hacer ostensibles nuevos defectos (a veces imaginarios o al menos discutibles). Y ante nuestros ojos desfila la moral como costumbre, crueldad, instinto animal o degenerado, huida a mundos imaginarios, o como apoyo a la vida contemplativa. Un muestrario que no se agota en este apartado sino que continuará en el siguiente; y no perdamos ni una palabra de algunos fragmentos merecedores de su  jactancia cuando proclamaba que, algunos de sus aforismos, compendiaban en una frase lo que para otros autores exigía todo un libro.

Así el deja entrever que cada moral es un medio para conseguir un fin determinado:

"Por doquier se oye definir el objetivo de la moral aproximadamente como la conservación y promoción de la humanidad; pero eso significa querer tener una fórmula y nada más. Conservación, ¿para qué?... promoción, ¿hacia dónde?".

Y plantea la posibilidad de que si la humanidad pudiera ponerse de acuerdo sobre ese hipotético "hacia dónde", estaría autorizada para dictar unas leyes morales: "Sólo si la humanidad tuviese un fin reconocido, generalmente podría proponerse así y así debe actuarse; por el momento no existe tal fin".

Una pose sigilosa que no esconde su radical antagonismo contra el cristianismo y, aunque se mueva con exquisito cuidado, deja trascender su simpatía por una doctrina dura, egoísta, individualista y cruel cuando haga falta:

"La moral es un esfuerzo por reforzar lo colectivo a expensas del individuo"; "la compasión es un afecto dañino. Propaga el sufrimiento en el mundo."; "conceder compasión es tanto como despreciar: no se desea ver sufrir a un ser despreciable."; "observar y aceptar las vivencias de los demás como si fueran las nuestras- la exigencia de una filosofía de la compasión-, nos haría sucumbir, y en muy poco tiempo." "suponiendo que el instinto del apego y el desvelo por otros fuera el doble de intenso de lo que es, no se podría soportar la vida sobre la tierra." "No es esencial que cada uno haga lo que todos hacen y han hecho, las pequeñas acciones divergentes son mucho más valiosas."

Destina buena parte de los aforismos del segundo apartado, y muchos del quinto, a su pelea contra la metafísica y sucesivamente va poniendo en duda la posibilidad de objetividad, el concepto de sujeto, la relación causa – efecto, la teleología en la naturaleza, la razón, la voluntad, la libertad, las motivaciones, la dialéctica, el yo y lo verdadero. Disparos sueltos, insuficientes para sistematizar una nueva doctrina, pero capaces de minar la confianza en nuestra capacidad de razonar y buscar la "verdad". Y eso ya le basta porque, una vez conseguido, habrá dejado sin fundamento el substrato teórico y filosófico en el que se apoyan todas las morales, y sólo nos quedará refugiarnos en los condicionamientos instintivos y naturales que son precisamente los presupuestos en los que se apoya la suya:

"Mi TAREA: sublimar todos los instintos de suerte que la percepción de elementos extraños vaya muy lejos acompañándose de disfrute: sublimar tan fuertemente el instinto de lealtad hacia uno mismo es una condición imprescindible para la evolución: confrontar nuestros atributos con los de los demás, y dejar que la selección natural dicte sentencia, de justicia hacia la cosas, que la alegría que procura supere en valor las otras clases de placeres, y si hace falta, estos le sean sacrificados en todo o en parte".

Nietzsche destaca el contenido del quinto apartado en el que encontramos muchos aforismos dedicados a impugnar la fe en la verdad, el conocimiento o la misma filosofía. Entreverados con ellos, otra vez se halla algún canto a la prudencia en el decir, e incluso al arte de engañar:

"¿No os habéis encontrado nunca a esas personas que reprimen y oprimen su corazón embelesado y prefieren quedarse mudos a perder el pudor de la mesura? ¿Y tampoco os habéis encontrado aún con esas personas incómodas y a menudo bonachonas que no quieren ser reconocidas y que andan siempre borrando sus huellas de pisadas en la arena, que son engañadores de los demás y de sí mismos, para permanecer ocultos?"

"¿Hay algún estado más pletórico de unción que el embarazo? ¡Todo cuanto se hace, se hace con la creencia  solapada de que de algún modo beneficiará el ser naciente que llevamos dentro¡ Lo que aquí crece es algo mayor que nosotros, es nuestra más secreta esperanza: a él le arreglamos todo para que venga al mundo prósperamente, no sólo todo lo útil, sino también las amabilidades y las coronas de nuestra alma. ¡En esta consagración hay que vivir¡ ¡Puede vivirse¡ Y si lo esperado es una idea, un hecho, para toda consumación especial no tenemos otra relación que la del embarazo y tenemos que aventar los arrogantes discursos del querer y del crear. Éste es el auténtico egoísmo idealista."

Todo induce a pensar que por estas fechas Nietzche lleva en mente muchas más cosas de las que confiesa: esta secreta esperanza y aquella aurora cuya naturaleza quiere guardar para sí con tanto celo, que se siente impelido a encubrir el camino borrando sus propias huellas. Aquí tenemos en ciernes ese futuro educador al que se referirá más tarde:

"Un educador no dice nunca lo que piensa, sino sólo lo que piensa de algo relacionado con la utilidad de aquel a quien educa. En esta disimulación no puede ser adivinado; de su maestría depende el que se crea en su sinceridad."

Vuelve a hacer un juicio positivo de los cambios de opinión:

"La serpiente que no puede mudar la piel perece. Igual los espíritus a los que se impide mudar sus opiniones; cesan de ser espíritus".

Y termina con este archiconocido y bellísimo fragmento:

"Todas esas osadas aves que vuelan hasta la lejanía, hasta la vastedad, ¡cierto¡, en algún punto no podrán seguir avanzando y se acuclillarán sobre un mástil o en un miserable acantilado, ¡y aún estarán agradecidas por ese lamentable refugio. ¡Pero qué me importa eso a mí y a tí¡ ¡Otras aves volarán más lejos¡. ¿Y adónde queremos ir? ¿Acaso queremos ir más allá del mar? ¿Adónde nos arrastra este poderoso apetito que vale para nosotros más que cualquier pasión? ¿Por qué precisamente en esa dirección, hacia allí donde hasta ahora se han hundido en su ocaso todos los soles de la humanidad? ¿Nos dirá acaso alguien que también nosotros, gobernando hacia poniente esperábamos alcanzar unas Indias, pero que nuestro sino estaba en fracasar en la inmensidad? ¿O qué, hermanos míos? ¿O qué?"

Puesto que cuando nuestras creencias se hacen demasiado firmes dejamos de ser espíritus libres, tendrá que ser el lector aún sin postura, y por tanto más neutral, el que dicte sentencia. Y confío en que le pueda resultar útil este fragmento que voluntariamente he reservado para el final. Las guerras de Nietzsche, sobre todo la que lleva a cabo contra la moral, son tan evidentes, que solo nos queda por despejar su meta, que Nietzsche parece reservar a fechas lejanas:

"¿La esencia de lo verdaderamente moral estriba en que captamos visualmente las consecuencias próximas y más inmediatas que nuestras acciones tienen para el prójimo...? Ésa es sólo una moral estrecha y de pequeño burgués, si acaso es una moral. Pero más elevado y libre me parece ver más allá de las consecuencias próximas para el prójimo y fomentar, en determinadas circunstancias, fines más alejados, incluso mediante el sufrimiento del prójimo, ¿por qué no iba a estar permitido sacrificar algunos individuos de las generaciones presentes a las generaciones venideras?"

Otra vez deja traslucir, con esa voz vacilante que por estas fechas emplea para expresar su pensamiento - y que aquí se refleja en ese circunloquio de "en determinadas circunstancias"- , que su lucha contra la moral, y más concretamente contra la piedad y la compasión, apunta a objetivos lejanos. Es cierto que alude a una elevación del sentimiento de poder:

"Nosotros, por el contrario, mediante el sacrificio-en el que estamos incluidos nosotros y el prójimo-, elevamos más alto y con más intensidad el sentimiento general del poder humano, suponiendo que no consigamos nada más."

Pero me gustaría destacar por una parte esa coletilla final de "suponiendo que no consigamos nada más", y por otra que, "elevar el sentimiento de poder", es un efecto bastante inmediato que no podemos incluir por lo tanto entre esos "fines más alejados". Nietzsche es consciente de que está haciendo una apuesta de futuro que, en el mejor de los casos, sólo se cumplirá al cabo de miles de años:

"Quiero reservarme para el próximo invierno los libros IX y X; no estoy suficientemente maduro para los pensamientos elementales que pretendo exponer en estos libros. Hay un pensamiento entre ellos que necesita milenios, de hecho, para convertirse en algo", misiva que acompaña a los tres primeros libros de La Gaya Ciencia (que manda como continuación de Aurora, aunque al final las conformará como libro independiente cuando las remite a su amigo Peter Gast para su corrección). Por estas fechas, ya ha avistado la idea del retorno, y esta frase será interpretada como que esa doctrina es "tan compleja y profunda" que la humanidad necesitará varias generaciones para asimilarla y hacerla suya.

Y si alguno encuentra esa afirmación algo exagerada siempre cabe el recurso de achacarla a esa desmedida afición por las metáforas que, precisamente, va a empezar a partir de ahora. Para adivinar su meta y su camino, no está de mas volver a la crítica que el mismo Nietzsche hace sobre este libro en Ecce Homo:

"El signo decisivo en que se revela que el sacerdote (incluidos los sacerdotes enmascarados, los filósofos) se ha enseñoreado de todo, y no sólo de una determinada comunidad religiosa, el signo en que se revela que la moral de la décadence, la voluntad de final, se considera como moral en sí, es el valor incondicional que en todas partes se concede a lo no-egoísta, y la enemistad que en todas partes se dispensa a lo egoísta. Para un fisiólogo tal antítesis de valores no deja ninguna duda. Cuando dentro del organismo, el órgano más diminuto deja, aunque sea en medida muy pequeña, de proveer con total seguridad a su auto-conservación, a la recuperación de sus fuerzas, a su egoísmo, entonces el todo degenera. El fisiólogo exige la amputación de la parte degenerada, niega toda solidaridad con lo degenerado, está completamente lejos de sentir compasión por ello. Cuando se deja de tomar en serio la auto-conservación, el aumento de fuerzas del cuerpo, es decir, de la vida, cuando de la anemia se hace un ideal, y del desprecio al cuerpo la salud del alma, ¿qué es esto más que una receta para la décadence?"

Estos párrafos asocian la apuesta de la moral cristiana por los valores no-egoístas con la décadence de la vida porque, en lugar de preocuparse por el cuerpo, lo desprecia en aras a una ilusoria salud del alma. Y explican claramente el por qué de una rotunda postura moral, clave para entender el resto de su pensamiento que, sin embargo, ha sido mayoritariamente pasada por alto o minusvalorada a favor del eterno retorno, la voluntad de poder, el arte o incluso un especial sentido histórico.

Fink, uno de los más reputados valedores del eterno retorno, afronta así la crítica de este libro:

"La filosofía de la mañana, que se expresa en los singulares escritos de Nietzsche que hemos presentado como segunda fase de su evolución, es decir, Humano, demasiado humano, Aurora y La gaya ciencia, es una filosofía extraña que tiene sus secretos ocultos en los que no es fácil penetrar con la mirada."

Y pese a reconocer que Nietzsche "se sirve con frecuencia de una argumentación insoportablemente baja y rastrera", acabará por restar importancia a su catecismo moral, para poner el acento en la vertiente filosófica y en especial en el eterno retorno: "no debemos dejarnos engañar por el tono agresivo de su estilo ni tomar demasiado a la letra sus consignas guerreras, pues en la lucha le gusta la expresión tosca, la grosería, el porrazo y la flecha envenenada: Nietzsche lucha como un sofista y es, a la vez, un filósofo."


Julio 03, 2020, 20:14:48 pm
Respuesta #3138
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Día de la independencia en medio de la dictadura

James Bovard

Citar
¿Cuántos estadounidenses saludarán el 4 de julio con gratitud porque su gobernador ya no los obliga a "refugiarse en el lugar" o "quedarse en casa" para que puedan celebrar su libertad? La mayoría de los medios ignoran el hecho de que este Día de la Independencia está ocurriendo bajo las restricciones más dictatoriales de la era moderna. Pero cualquiera que valore su libertad debe reconocer que la Gran Liberación Política que ha ocurrido este año se burla de las intenciones de los Padres Fundadores.

A principios de este año, más de 300 millones de estadounidenses se vieron obligados por decretos de "quedarse en casa" de los gobernadores y alcaldes. Estas restricciones fueron justificadas por las predicciones de mortalidad de COVID-19 que resultaron ser exageradas. Pero la mayoría de los medios han presumido que los dictados eran legítimos porque supuestamente se basaban en "ciencia y datos", independientemente de los pronósticos generalizados y equivocados.

Los Centros para el Control de Enfermedades estimaron la semana pasada que 24 millones de estadounidenses pueden haber sido infectados con COVID, haciendo una burla de los bloqueos diseñados para obligar a los ciudadanos a pagar cualquier precio por la menor reducción potencial de infecciones.

¿Los políticos y los medios de los Estados Unidos tienen alguna sugerencia especial sobre cómo las decenas de millones de personas que perdieron sus empleos debido a los cierres deberían celebrar el Día de la Independencia? ¿Cómo deberían los propietarios de pequeñas empresas que han estado en bancarrota marcar el 4 de julio?

Los gobernadores de todo el país a principios de este año demostraron que la Declaración de Derechos es una barrera de pergamino que se puede destruir fácilmente invocando sus poderes de emergencia. La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, prohibió "todas las reuniones públicas y privadas de cualquier tamaño" (prohibiendo que las personas visiten a sus amigos) y también prohibió comprar semillas para la siembra de primavera en las tiendas después de que decretó que era una actividad "no esencial".

Muchos condados de Michigan tienen menos de un puñado de casos de COVID y pocas o ninguna fatalidad. Pero sus economías han sido destruidas por los decretos estatales de Whitmer, que han llevado el desempleo hasta un 24 por ciento. Hace dos semanas, Whitmer criticó que los "intentos de los legisladores por quitarme mi autoridad" fueron "irresponsables, peligrosos y tontos".

La represión COVID de los políticos de Maryland destruyó más de 400.000 empleos, lo que llevó a casi una quinta parte de la fuerza laboral del estado a solicitar el desempleo. Incluso el Washington Post reconoció que las restricciones COVID de Maryland "han paralizado la economía y paralizado la vida diaria desde mediados de marzo". En el momento en que el gobernador Larry Hogan impuso una orden obligatoria de "quedarse en casa" para todos los Marylanders, aproximadamente mil Marylanders habían dado positivo por COVID y dieciocho habían muerto por el virus.

A pesar del cierre, el número de personas con resultados positivos se elevó a 68,000 junto con más de 3,100 muertes. La devastadora economía de Maryland no pudo detener la propagación de COVID, pero infligió daños colaterales que afectarán al estado durante muchos años y probablemente arruinarán permanentemente miles de vidas.

La gobernadora de Oregon, Kate Brown, prohibió a los cuatro millones de residentes del estado abandonar sus hogares, excepto para el trabajo esencial, la compra de alimentos y otras exenciones limitadas, y también prohibió todos los viajes recreativos. Seis condados de Oregón tenían solo un caso COVID confirmado hasta el mes pasado, y la mayoría del estado tiene infecciones mínimas. Pero las escuelas, los negocios y otras actividades fueron clausuradas por el edicto del gobierno. Casi 400,000 habitantes de Oregón han perdido sus empleos después del cierre de Brown.

Los medios y muchos políticos se burlaron de las personas que protestaron públicamente contra los bloqueos que estaban destruyendo sus medios de vida. Pero después de que un policía de Minneapolis mató brutalmente a George Floyd, los políticos vitorearon cuando estallaron protestas masivas en ciudades de todo el país. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, envió a la policía a dispersar a los asistentes a un funeral judío ortodoxo por violar sus restricciones a las reuniones públicas, pero respaldó las protestas masivas contra la brutalidad policial.

Mil cien profesionales de la salud firmaron una carta declarando: "No condenamos estas reuniones como riesgosas para la transmisión de covid-19. Los apoyamos como vitales para la salud pública nacional". Cualquier resto andrajoso de credibilidad retenido por los funcionarios de salud pública se hizo añicos cuando declararon que apoyar las protestas contra la brutalidad policial "no debe confundirse con una postura permisiva en todas las reuniones, particularmente las protestas contra las órdenes de quedarse en casa".

¿Quién sabía que COVID-19 solo infecta a "deplorables" y reaccionarios?

Al mismo tiempo que los políticos se unieron y vitorearon las protestas masivas contra la policía, muchos estados continúan prohibiendo efectivamente los servicios religiosos. ¿Se permitiría reanudar los servicios de la iglesia si los feligreses prometieran maldecir a la policía? Los "expertos" también podrían permitir una gran concentración para conferir santidad a Anthony Fauci, el traficante de histeria de encierro favorito de los medios.

La pandemia abrió las cajas autoritarias de Pandora en todos los niveles de gobierno. El Departamento de Justicia de Trump solicitó al Congreso que apruebe la suspensión del hábeas corpus mientras dure la pandemia. Norman Reimer, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Abogados de Defensa Criminal, advirtió: "Podrían arrestarlo y nunca llevarlo ante un juez hasta que decidan que la emergencia o la desobediencia civil han terminado". Se podría ejercer el mismo tipo de poder previo al arresto para detener a cualquier persona sospechosa de estar infectada o no obedecer las órdenes de cierre.

El fiscal general Ramsey Clark advirtió en 1967: "Nada disminuye tanto la democracia como el secreto". Pero la respuesta pandémica de los funcionarios federales, estatales y locales permanece oculta. Es posible que hayamos visto solo la punta del iceberg de errores y errores en las respuestas del gobierno a la pandemia.

¿Qué sabían los políticos y funcionarios de salud federales, estatales y locales, y cuándo sabían que muchas de las restricciones que impusieron eran innecesarias, si no contraproducentes? ¿Cuántos estados ajustaron encubiertamente sus fórmulas o estándares de datos para justificar perpetuar bloqueos? ¿Cuántos estados han mentido o encubierto sus políticas sobre el envío de pacientes COVID a hogares de ancianos, una catástrofe que mató a miles de ancianos?

Muchos locales han cancelado sus fuegos artificiales para evitar tentar a las personas a reunirse para disfrutar del espectáculo. La Oficina de Turismo de Maryland ofreció a los residentes premios de consolación: la oportunidad de sintonizar en línea y ver un "desfile virtual de mascotas" o ver un "Recorrido virtual del Día de la Independencia" del Museo Nacional de Salud y Medicina. Quizás el National Endowment for Humanities podría complementar esas actuaciones al publicar en YouTube algunos vídeos de niños de la década de 1960 celebrando el 4 de julio agitando bengalas en el aire, un comportamiento que podría provocar una redada de los SWAT hoy en día.

Todo lo que era necesario para arrasar los límites del poder político eran extrapolaciones a simple vista de posibles tasas de infección. Los últimos meses han establecido la prerrogativa de los gobernadores y otros funcionarios de golpear un torniquete y cortar el suministro económico de sangre durante el tiempo que lo consideren necesario.

La facilidad con que los políticos han capturado un poder ilimitado debería ser escalofriante para cualquiera que no sea fanático de Mussolini. Y muchos gobernadores parecen tener ganas de volver a imponer restricciones basadas en cualquier aumento en las infecciones en otras partes de la nación.

Las Grandes Locuras Pandémicas de 2020 se han basado en la ilusión de que el gobierno podría hacer que la vida esté libre de riesgos. Pero los defensores de los cierres, bloqueos y prohibiciones interminables ignoran el riesgo de la dictadura. Eso fue contra lo que lucharon nuestros antepasados ​​hace casi 250 años, y sus sacrificios y coraje deberían inspirarnos hoy.


Julio 04, 2020, 00:25:18 am
Respuesta #3139
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Jefferson McMahan

Citar
Jefferson Allen McMahan es un filósofo americano. Ha sido profesor de filosofía moral de White en la Universidad de Oxford desde 2014.

Educación y carrera

McMahan completó una licenciatura en literatura inglesa en la Universidad del Sur (Sewanee). Completó una segunda licenciatura en Filosofía, Política y Economía y luego realizó un trabajo de posgrado en filosofía en el Corpus Christi College de Oxford como Rhodes Scholar. Luego obtuvo su maestría en la Universidad de Oxford . Le ofrecieron una beca de investigación en el St. John's College de Cambridge de 1979 a 1983. Estudió primero con Jonathan Glover y Derek Parfit en la Universidad de Oxford y luego fue supervisado por Bernard Williams en la Universidad de Cambridge , donde fue investigador del St. John's College de 1983 a 1986. Recibió su doctorado en 1986. Su título de tesis era Problemas de teoría de la población .

Enseñó en la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign (1986–2003) y en la Universidad de Rutgers (2003–2014).

Trabajo

Bioética

McMahan ha escrito extensamente sobre ética normativa y aplicada, especialmente sobre bioética y teoría de la guerra justa. Su trabajo principal en bioética incluye The Ethics of Killing: Problems at the Margins of Life (Oxford University Press, 2002). El libro incluye cinco partes, sobre identidad, muerte, asesinatos, el comienzo de la vida y el final de la vida. En su primera parte, McMahan defiende una visión mixta de la identidad personal, alegando que los individuos son lo que él llama "mentes encarnadas". En las siguientes partes, él afirma que lo malo de la muerte y lo incorrecto de matar depende de nuestro interés en vivir. También defiende lo que llama una "cuenta de interés relativa al tiempo de vida". Según su punto de vista, nuestro interés por vivir depende de nuestra conexión psicológica con nuestro yo futuro en cada momento.

Ética animal

En relación con sus contribuciones en bioética, McMahan también ha escrito sobre el tema de la ética animal, donde ha argumentado en contra de la relevancia moral de la membresía de especies. McMahan también ha afirmado que la cría intensiva de animales es un problema ético importante. Él ha abogado por un fuerte deber negativo para detener el sufrimiento infligido a los animales a través de la agricultura industrial moderna, y contra el consumo de animales. McMahan también ha participado en el debate ético sobre el sufrimiento de los animales salvajes. También ha defendido la intervención de la naturaleza para aliviar el sufrimiento de los animales salvajes cuando hacerlo no causaría más daño que bien.

Solo teoría de la guerra

Las principales contribuciones de McMahan a la teoría de la guerra justa se hacen en su libro Killing in War (OUP, 2009), que argumenta en contra de los elementos fundamentales de la teoría tradicional de la teoría de la guerra justa . Contra Michael Walzer, afirma que quienes luchan en una guerra injusta nunca pueden cumplir los requisitos de jus in bello.

Otro trabajo

McMahan también ha coeditado los libros The Morality of Nationalism (con Robert McKim , OUP, 1997), y Ethics and Humanity (con Ann Davis y Richard Keshen, OUP, 2010). A principios de los años 80, escribió dos libros sobre la situación política en ese momento: Armas nucleares británicas: a favor y en contra (Londres: Junction Books, 1981, que incluía un prefacio de Bernard Williams), y Reagan y el mundo: política imperial en La Nueva Guerra Fría (Londres: Plutón Press, 1984). En tiempos más recientes, también ha trabajado en altruismo efectiv .

Está en el consejo editorial de The Journal of Controversial Ideas.


Julio 04, 2020, 16:24:41 pm
Respuesta #3140
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Edward Goldsmith

Citar
Edward René David Goldsmith (París, 8 de noviembre de 1928-Siena, Italia, 21 de agosto de 2009), conocido como Teddy Goldsmith fue un ambientalista anglo-francés, escritor y filósofo.

Pertenecía a la destacada familia Goldsmith: fue el primogénito del comandante Frank Goldsmith, y hermano mayor del financiero James Goldsmith. Edward Goldsmith fue fundador y editor de la revista The Ecologist. Conocido por sus opiniones enfrentadas a la sociedad industrial y el desarrollo económico, a lo largo de su vida manifestó gran admiración y empatía por las formas y valores de los pueblos tradicionales.

Fue coautor, junto a Robert Prescott-Allen, del influyente ensayo A Blueprint for Survival (Un Proyecto para la Supervivencia) convirtiéndose en uno de los fundadores del partido político People (el posterior Green Party o Partido Verde), que se inspiró ampliamente en el modelo de sociedad planteado en A Blueprint for Survival. Su visión conservadora del ambientalismo lo enfrentó al sector socialista que llegó a dominar el Partido Verde británico.

En línea con la Ecología profunda y la teoría de sistemas, Goldsmith fue uno de los pioneros en defender la hipótesis de Gaia, tras haber comprobado cibernéticamente el sistema autorregulador de la biosfera.

Orador y narrador destacado, fue un elocuente portavoz y activista, que recibió importantes premios por su defensa del mundo natural y por dotar de visibilidad e importancia a los pueblos indígenas. Entre los galardones recibidos destaca el Right Livelihood Award y el Caballero de la Legión de Honor.

Primeros Pasos

Edward Goldsmith nació en París en 1928, de padre alemán de origen judío, Frank Goldsmith,y de madre francesa, Marcelle Mouiller.

Entró en el colegio Millfield School, de Somerset, como estudiante de gramática, y más tarde se graduó con honores en Filosofía, Política y Economía en el Magdalen College de Oxford (1947-1950). Mientras estudiaba en Oxford, Goldsmith rechazó las ideas reduccionistas y compartimentadas del cientifismo de la época, y buscó una visión del mundo más holística que le permitiera comprender la sociedad y sus problemas con mayor amplitud y a largo plazo.

Tras completar el servicio militar como Oficial de la Inteligencia Británica en Hamburgo y Berlín, Goldsmith se implicó, sin éxito, en una serie de proyectos empresariales, mientras dedicaba la mayor parte de su tiempo libre al estudio de los temas que le interesarían el resto de su vida.

A lo largo de la década de 1960 viajó por el mundo con su gran amigo John Aspinall y fue testigo de la destrucción y deterioro de las sociedades tradicionales. Ello le llevó a la conclusión de que el desarrollo económico y la industrialización que le acompaña no significaban el progreso de la sociedad como se creía, sino que eran la causa profunda de la destrucción de la sociedad y el medio ambiente.

Trabajo

El Fondo de los Pueblos Indígenas

Durante las reuniones en Londres del Fondo de los Pueblos Indígenas - el comité que había creado Survival- Goldsmith formó equipo con el tesorero Robert Allen, el explorador Jean Liedloff, y el escritor de World Medicine, Peter Bunyard, para fundar The Ecologist en 1969.

Una Ciencia Unificada

Después de rechazar el enfoque académico que consideraba reduccionista y excesivamente compartimentado, Goldsmith dedicó la mayor parte de su tiempo a la investigación y el desarrollo de sus propias teorías, lo que implicaba la unificación de las diversas ramas de la ciencia. Su "Teoría de una Ciencia Unificada" estaba fuertemente influida por:

- La cibernética (las proyecciones desarrolladas por las tecnologías de la computación).
- La Teoría de Sistemas de Ludwig von Bertalanff.
- El enfoque holístico de los primeros académicos ecologistas.
- El funcionalismo utilizado por muchos antropólogos.

Esta teoría sería publicada posteriormente como The Way: an ecological world view.

Previamente, Goldsmith había formulado un concepto de la biosfera como una entidad integrada, cuyos componentes autorregulados (lo que incluía también a las sociedades tribales) cooperaban, de una manera inconsciente y amplia, para el mutuo beneficio de la totalidad. Una visión que anticipaba la tesis de Gaia, de la que fue su principal defensor.

Goldsmith también fue crítico con el neo-darwinismo. Consideraba que era una teoría reduccionista y que si queríamos entender la evolución debíamos abandonar el reduccionismo y mecanicismo del paradigma científico.

The Ecologist

En 1969 funda The Ecologist junto a Robert Allen, Jean Liedloff, y Peter Bunyard. La revista le sirve de plataforma para difundir sus teorías, que se publican regularmente en forma de artículos bajo la cabecera "Towards a Unified Sicence" (Hacia una Ciencia Unificada).​ La revista también fue un importante foro de debate para el incipiente Movimiento Verde, con artículos cuya temática iba desde la relevancia y supervivencia de las sociedades de cazadores y recolectores a las tecnologías alternativas y la agricultura orgánica. Algunos artículos ya predecían el cambio climático, la escasez de recursos y los accidentes nucleares. Todos ellos iban acompañados de trabajos que analizaban temas como la contaminación, la superpoblación, la deforestación, la erosión de la tierra, el poder corporativo, grandes obras hidráulicas, e incluso la denuncia sobre la participación del Banco Mundial en "financiar la destrucción de nuestro planeta".

Un Proyecto para la Supervivencia

Firmado por más de treinta científicos destacados de la época —incluyendo a Julian Huxley, Frank Fraser Darling, Peter Medawar, Peter Scott, y C. H. Waddington—Goldsmith y su amigo, el editor Robert Allen, llamaron la atención con la publicación en 1972 de A Blueprint for Survival' (Un proyecto para la Supervivencia). Esta fue una propuesta de largo alcance para conseguir una transición radical hacia una sociedad descentralizada y desindustrializada—un intento de impedir lo que los autores definieron como "la quiebra de la sociedad y la destrucción irreversible de los ecosistemas que sustentaban la vida en el planeta".​ El ensayo inspiró gran parte de los puntos programáticos del Movimiento Verde, vendió más de medio millón de copias y fue traducido a dieciséis lenguas diferentes.​ Por muchas cuestiones, se anticipaba a las preocupaciones de las actuales Ciudades Sostenibles y Ecoaldeas

Goldsmith y Allen argumentaban que más que proyectar utopías imaginarias como hicieran los marxistas y teóricos liberales del pasado, ellos debían mirar hacia los pueblos tribales, donde existían auténticos modelos de vida funcionando y perfectamente adaptados a la supervivencia a largo plazo y al entorno bio-ecológico del que dependían. Estos pueblos tribales, de una manera autónoma, habían demostrado formas viables de resolver la mayoría de los problemas a los que se enfrentaba la humanidad.

Tales sociedades estaban caracterizadas por pequeñas comunidades, tecnologías de escaso impacto, controles de población, manejo sostenible de los recursos, enfoque holístico y ecológicamente integrado, y un alto grado de cohesión social, salud física y mental y realización espiritual de todos sus miembros.

El Partido "Personas"

A Blueprint fue de gran inspiración para el germen del partido político denominado People (Personas), lo que más adelante sería el Partido Verde. Goldsmith fue invitado como candidato de la circunscripción parlamentaria de Suffolk a las Elecciones Generales de febrero de 1974.

Su campaña se centró en la amenaza de desertificación provocada por la agricultura intensiva que se practicaba en la zona, y reforzó su denuncia llevando un camello asiático suministrado por Aspinall. También se apoyó en militantes barbudos vestidos con las túnicas de los jeques árabes. Su argumento era que si continuaban las modernas prácticas de agricultura intensiva, el camello sería la única forma viable de transporte en Suffolk. Goldsmith perdió su aval como representante de Suffolk, pero su atrevida campaña tuvo éxito, llamó la atención de los medios y consiguió transmitir su mensaje.​ Más adelante también consiguió ser europarlamentario por el Partido Ecologista en las Elecciones europeas de 1979, consiguiendo un 3% de los votos.

Cornualles

En 1973, impulsado por el éxito de su libro A Blueprint for Survival y por la creciente conciencia ecológica de la sociedad - tanto la Conferencia de Estocolmo como la publicación por el Club de Roma de Los Límites del Crecimiento, coincidieron en 1973—Goldsmith y su equipo editorial decidieron abandonar sus oficinas londinenses y reubicarse en el entorno rural de Cornualles, al oeste de Inglaterra.​ Aquí Goldsmith y sus colegas se compraron granjas y durante los diecisiete años siguientes intentaron crear una pequeña comunidad relativamente autosuficiente. Mientras tanto, The Ecologist seguía editándose y desarrollando su agenda.

En 1977, cuándo la Electricity Generating Board (CEGB) amenazó con establecer un reactor nuclear en la zona rural de Luxulyan, cerca de Cornualles, Goldsmith estuvo entre aquellos que organizaron constantes sentadas junto a los lugareños, bloqueando día y noche las entradas de los empleados a los almacenes de material para impedir a los contratistas del CEGB iniciar los trabajos de perforación.​ Este campamento, que fue una de las primeras muestras de protesta medioambiental, fue rechazado por el Tribunal supremo de Inglaterra y Gales, que dictaron a favor de CEGB para que continuase las perforaciones, aunque la compañía desistió del proyecto.

La Fundación de Paz Gandhi

En 1974, Goldsmith pasó cuatro meses con la Fundación de Paz Gandhi en Nueva Delhi, comparando el Movimiento Gandhian (Sarvodaya) con el Movimiento de Ecología en Europa. ​Esta experiencia le permitió crear vínculos más cercanos con los activistas medioambientales de India, en particular con el Movimiento Chipko que incluía a Sunderlal Bahuguna y Vandana Shiva. Esto supuso una gran influencia en la derivación de Goldsmith hacia el activismo ambiental, y llevó a la edición de un número especial en The Ecologist.

El Banco Mundial

En 1984, junto con su colega Nicholas Hildyard, Goldsmith escribió un informe de varios volúmenes sobre los efectos destructivos y a gran escala de las presas hidroeléctricas. Era el comienzo de un ataque sin cuartel dirigido contra el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que, según él y sus colegas, eran los responsables de financiar la destrucción del planeta.

En una ocasión, Goldsmith escribió una carta abierta al entonces Presidente del Banco Mundial, Alden Clausen, reclamando al banco "el cese en la financiación de la destrucción del mundo tropical, la devastación de la selva, la extinción de su fauna y flora, y el empobrecimiento e inanición de sus habitantes humanos". Hasta el momento, dentro del movimiento ambientalista, no se había reconocido ampliamente la relación entre los grandes proyectos de desarrollo y la destrucción social y medioambiental.

Campaña de bosques

En 1989 Goldsmith ayudó a organizar una campaña internacional que solicitaba poner freno a la destrucción de los bosques restantes que tan devastadores efectos tenía sobre las culturas indígenas, la biodiversidad y el clima global. La campaña consiguió más de 3 millones de firmas que fueron llevadas a la sede de la ONU en Nueva York en carretillas. Posteriormente, Goldsmith y un grupo de activistas ocuparon el principal vestíbulo, negando a moverse hasta que el Secretario General (Pérez de Cuéllar) no se comprometiera a recibirlos. El grupo reclamó que se organizara una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad que afrontara la crisis global provocada por la deforestación. Aunque no se logró, la campaña consiguió una reunión en el Senado de Estados Unidos con un grupo de senadores, capitaneados por Al Gore, a quienes solicitaron se dejase de respaldar al Banco Mundial.

La Fundación Goldsmith

En 1991, con el apoyo financiero de su hermano James, Goldsmith creó la Fundación Goldsmith (JMG) para apoyar una gama diversa de organizaciones no gubernamentales que luchan contra las actividades ambientalmente destructivas, y otras que proporcionan alternativas sostenibles.

The Way

En 1990, animado por Arne Næss, Goldsmith dejó el comité editorial de The Ecologist a Nicholas Hildyard, mientras se tomaba tiempo para escribir su gran obra filosófica The Way: an ecological worldview (1992). The Way era la culminación y síntesis de más de cuatro décadas de desarrollo teórico, encarnando una coherente visión sobre el mundo por la que Goldsmith intentaba explicar los problemas de origen antropogénico a los que se enfrenta el mundo, proponiendo soluciones a ellos. Gran parte de este trabajo ya lo había madurado cuando publicó los primeros números de The Ecologist en 1970.

Vida más tardía

Además de la revista británica The Ecologist, Goldsmith ayudó a financiar e impulsar la edición en otras lenguas y contextos sociales por empresas independientes de diferentes países, incluyendo: Brasil (en portugués); Francia (en francés); Asia (India); Italia (en italiano); Grecia (en griego); El Pacific (Nueva Zelanda); Líbano (en árabe); Latinoamérica (en español); y Colombia (en español).​ Continuó asistiendo a reuniones clave alrededor del mundo, y se implicó en numerosas campañas de las distintas organizaciones. Fue Presidente del Fondo de Iniciativas del Clima, Richmond, Reino Unido; miembro del Foro Internacional anti Globalización, San Francisco, EE.UU.; miembro fundador de Marunui Conservación Ltd., Mangawhai, Nueva Zelanda (1987); y miembro fundador y vicepresidente de ECOROPA, un club ecológico europeo y centro de pensamiento (1975).2

Controversias

En 1997, después de una violenta ruptura con su equipo editorial—y fundamentalmente con su amigo y colega Nicholas Hildyard—Goldsmith se quedó solo en la edición de The Ecologist.​ Su ausencia durante años la había resuelto trayendo a la Sociedad Internacional para la Ecología y la Cultura (ISEC) para que funcionase como equipo editorial. Su sobrino Zac, quién entonces trabajaba para ISEC, fue finalmente el editor.

Tras la ruptura con Hildyard entró en un período de aislamiento de la escena británica, reforzado con problemas de salud, en el que se dedicó a criticar amargamente a muchos políticos del movimiento ambiental.

Más tarde, mediante un polémico artículo publicado en el diario Guardián "Camisas Negras en Pantalones Verdes", George Monbiot ( co-fundador del partido político izquierdista Respeto) acusó a Goldsmith "de haber defendido la separación forzosa de Tutsis y Hutus en Ruanda y de protestantes y católicos en Ulster, con el argumento de que eran 'grupos étnicos distintos' e incapaces de una co-habitación (lo que Goldsmith rechazó). Esto, junto con otros ataques, le llevó a escribir su réplica My Answer (Mi Respuesta).

Su cercanía a Sir James Goldsmith, su hermano financiero, y la amistad de toda la vida con John Aspinall, propietario de un casino y conservacionista, junto con su postura anti-modernista y el apoyo a los pueblos indígenas, le aseguraron muchos detractores a lo largo de su vida. A pesar de esto, recibió el apoyo, afecto y respeto del espectro completo del movimiento ambiental, así como de muchas personas que compartían sus puntos de vista y preocupaciones manifestados en su filosofía.

Su mensaje continuó difundiéndose alrededor del mundo, en particular a través de su trabajo en el Foro Internacional sobre Globalización (IFG), y con independencia de su acritud anterior, Hildyard y Goldsmith llegaron a restaurar su antigua amistad.


Julio 04, 2020, 16:25:00 pm
Respuesta #3141
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Rachel Carson, la mujer que inauguró el ecologismo contemporáneo

Citar
Rachel Louise Carson (27 de mayo de 1907 - 14 de abril de 1964) fue una bióloga marina y conservacionista estadounidense que, a través de la publicación de Primavera silenciosa en 1962 y otros escritos, contribuyó a la puesta en marcha de la moderna conciencia ambiental.

Hace no muchos años un catedrático de Ecología dejó escrito que "dicho de otro modo y telegráficamente: sin el libro de Rachel Carson, hoy seguramente no existiría Greenpeace". Si esto es así, quizá no haya persona más respetada y, a la vez, más desconocida en nuestro entorno que Rachel Carson y su libro Primavera silenciosa.

En cambio, en Estados Unidos se considera que este libro es uno de los más notorios del siglo XX y de los que más han influido en su cultura, su sociedad y su política. A menudo comparado con La cabaña del Tío Tom, que proporcionó un sólido apoyo social al abolicionismo, Primavera silenciosa contribuyó a un nuevo conocimiento del lugar que ocupa la especie humana en el mundo y a promover políticas y conductas para preservar el ambiente.

Fue Rachel Carson la que ayudó, con su libro y su testimonio, a la creación, años después de su muerte, de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, la conocida EPA, a controlar el uso del DDT y de otros pesticidas, a la celebración del Día de la Tierra, a las leyes que se dictaron en muchos países del planeta sobre pesticidas, insecticidas, fungicidas, rodenticidas y productos similares y, en fin, al desarrollo del movimiento filosófico y político que hoy llamamos ecologismo.

Veamos que hizo Rachel Carson para merecer una declaración tan tajante de aquel catedrático de Ecología.

Su libro más conocido, Primavera silenciosa, publicado en 1962, tiene casi 10.000 citas por escrito en publicaciones de científicos y divulgadores y, en Google, marca casi millón y medio de resultados. Sin embargo, en español no se había traducido hasta hace unos años, en 2.010.

Rachel Carson nació en 1907 en Springdale, Pennsylvania, y, por tanto, murió a los 56 años, en la plenitud de su talento como escritora y divulgadora. Era bióloga, con una tesis de máster en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore. Por problemas familiares y falta de fondos, no pudo hacer el doctorado y seguir en la investigación, como ella quería, y enseñó durante unos años antes de entrar en el Servicio de Pesquerías del gobierno, luego llamado Servicio de Pesca y de la Vida Salvaje.

En Springdale, su lugar de nacimiento, vivió en la granja de su familia, de unas 26 hectáreas, y que, desde muy niña, Rachel había explorado a fondo. Gran lectora, con preferencia de libros que tratasen del mar y de autores como Herman Melville, Joseph Conrad o Robert Louis Stevenson, publicó su primer cuento a los 11 años. Cuando comenzó sus estudios secundarios se matriculó en Inglés pero pronto, en 1928, pasó a Biología. Aunque por problemas económicos en la familia, ya que su padre, vendedor de seguros, perdió su trabajo y, además, estamos en 1928, al comienzo de la Gran Depresión, tardó en graduarse en la Universidad Johns Hopkins y no pudo continuar sus estudios de zoología y genética. Se dedicó a la enseñanza hasta 1935, cuando murió su padre y se hizo cargo de su madre. Por recomendación de una de sus profesoras entró, con un contrato temporal en el Servicio de Pesquerías. Su trabajo consistía en escribir guiones educativos para un programa de radio llamado Romance bajo las aguas. Eran 52 programas de 7 minutos cada uno, y los completó con éxito. Le ofrecieron un contrato a tiempo completo y, después, preparó y se presentó al examen para conseguir el puesto. Se celebró en 1936, sacó el número 1 y fue la segunda mujer en conseguirlo en el Servicio de Pesquerías.

Así comenzó su carrera como bióloga marina y, también, como escritora. Su función era revisar los trabajos de investigación y redactar textos y resúmenes para folletos que se hacían llegar a los profesionales del sector y al gran público en general. Por ejemplo, en 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, apareció un texto suyo, de 78 páginas, promocionando los alimentos del mar, con descripciones de 27 especies de peces y mariscos. Trata de los hábitos de alimentación de los norteamericanos y de cómo están sustituyendo alimentos clásicos por otros nuevos debido a las dificultades de suministro provocadas por la guerra y, entre ellos, están los que llegan del mar, no muy populares hasta entonces entre los norteamericanos. Por ejemplo, sobre los mejillones escribe que "hay personas que aprecian su delicado sabor", y añade que "son ricos en minerales, vitaminas y proteínas" y, además, son de "los alimentos más digeribles, pues el cuerpo humano es capaz de utilizar prácticamente todos los nutrientes contenidos en su carne y en sus líquidos".

Cumplió a la perfección con estas tareas de revisar y redactar textos y llegó a ser nombrada editora en jefe de todas las publicaciones del Servicio de Pesca y Vida Silvestre.

A la vez, y con lo que sabe y aprende en su puesto, comienza a publicar artículos sobre la naturaleza y el mar en varios periódicos. Pero, siguen las desgracias en su familia, y en 1937 muere su hermana mayor y se hace cargo de sus dos sobrinas, además de su madre. Pronto, y a pesar de las dificultades, en 1941, publica su primer libro sobre el mar, Under the wind, con buenas críticas y pocas ventas. Y en 1951, cuando prepara su segundo libro, toma la arriesgada decisión de dejar su trabajo y dedicarse a escribir a tiempo completo. Por fin consigue el éxito, y son excelentes las ventas de sus nuevos dos libros sobre el mar, The sea around us, publicado en 1951 y que se mantuvo 86 semanas en la lista de ventas del New York Times, y The edge of the sea que apareció en 1955.

Preocupada por lo que lee y por algunas conversaciones con científicos alarmados por lo que están encontrando en sus estudios, Rachel Carson comienza a investigar sobre el DDT y sus efectos e inicia la preparación de su siguiente libro, Primavera silenciosa. El insecticida se había empleado con profusión en Europa y el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial para controlar los insectos que transmitían enfermedades como el mosquito de la malaria, los diversos insectos del tifus o las pulgas de la peste. Se convirtió en un insecticida de uso doméstico y agrícola y sin ninguna regulación que controlara su manejo. Incluso el propio Departamento de Agricultura organizó una campaña con DDT contra la hormiga roja de fuego, Solenopsis invicta, y fumigó cientos de miles de hectáreas en las zonas que había invadido esta especie.

Los beneficios del DDT eran bien conocidos por el gran público pero no habían alcanzado igual difusión los daños que produce. Con los tratamientos de la época desaparecen los insectos, casi todos y no solo los que son el objetivo del pesticida, y el DDT se acumula en otras especies que, poco a poco y por su persistencia, sufren su toxicidad y, en algunos casos, también acaban por extinguirse. Así, piensa Rachel Carson, sin darnos cuenta llegaremos a nuestra particular "primavera silenciosa". Es el efecto final del poder, a veces pernicioso, que nuestra especie ejerce sobre la naturaleza.

La autora se enfrentó a uno de los problemas más graves que la Revolución Industrial, el siglo XX y las conductas de nuestra especie han dejado en herencia al futuro y los que vivan ese futuro en nuestro planeta: la contaminación y sus efectos.

Rachel escribió en Primavera silenciosa que:

"Por primera vez en la historia del mundo, todo ser humano está ahora en contacto con productos químicos peligrosos, desde el momento de su concepción hasta su muerte… Se han encontrado en peces en remotos lagos de montaña, en lombrices enterradas en el suelo, en los huevos de los pájaros y en el propio hombre, ya que estos productos químicos están ahora almacenados en los cuerpos de la vasta mayoría de los seres humanos. Aparecen en la leche materna y probablemente en los tejidos del niño que todavía no ha nacido."

Esta palabras, escritas a principios de los sesenta del siglo pasado, hace más de 50 años, son válidas todavía hoy en día y, es más, se puede asegurar que ahora la situación es mucho más grave.

El libro se publicó por entregas en la revista New Yorker en 1962 y, avisada la industria agroquímica sobre su contenido, intentaron impedir su edición como libro. Los ataques fueron terribles, tanto a su libro como a ella misma. Dijeron que sus datos no eran de fiar aunque nadie lo pudo demostrar. Llevaba cuatro años preparando el libro y, además de los textos que revisó, se entrevisto y mantuvo correspondencia con gran cantidad de científicos y expertos sobre el DDT y sus efectos. De ella se dijo que ni siquiera era doctora, como mucho una técnico que venía de la administración. Y personalmente tuvo que aguantar insultos y calumnias sin fin. Nunca se casó y su estado civil llevó a que se publicasen todo tipo de insultos y sugerencias, algunas muy impertinentes. Un antiguo Secretario de Agricultura llegó a escribir, en una carta dirigida al Presidente Eisenhower que luego se hizo pública, que "como no se ha casado, a pesar de ser físicamente atractiva, probablemente es comunista".

Pero el libro se publicó y tuvo un éxito extraordinario. Llegaron las alabanzas, los apoyos, los elogios aunque, además, siguieron los ataques a ella y a su libro. Incluso ahora, 50 años después, la polémica sobre la responsabilidad de Rachel Carson sobre el control del DDT continúa. En el 2.012, al medio siglo de la edición de Primavera silenciosa, Rob Dunn, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en Raleigh, publicó un comentario breve, de página y media, en Nature. Narraba la historia de la autora y de su libro y comentaba, elogiosamente, su influencia en la aparición de conductas de protección del ambiente sobre todo, es obvio, con referencia al DDT y a los pesticidas.

Un mes después aparecía, en la misma revista, la respuesta al artículo de Dunn. Estaba firmada por 11 investigadores liderados por Tony Trewavas, de la Universidad de Edimburgo. La primera frase ya deja claro que no consideran Primavera silenciosa como un "faro de razón", en palabras de Dunn. Acusan a Carson de provocar la prohibición del DDT en Estados Unidos en 1.972 (en España se prohibió en 1.971) debido a la difusión y popularidad de su libro. En su crítica se centran, sobre todo, en la utilización del DDT en la lucha contra el mosquito de la malaria. Afirman que desde su prohibición en 1.972, los enfermos de malaria se han multiplica de 10 a 100 veces en todo el mundo, y el número de muertos se ha calculado entre 60 y 80 millones de personas.

En realidad, nunca se prohibió el DDT en las fumigaciones contra el mosquito de la malaria cuando era necesario, y en muchos países se sigue utilizando con ese fin. Rachel Carson, en Primavera silenciosa, nunca se opuso a la utilización de insecticidas, y en concreto del DDT, en el control de la malaria pero, en cambio, si que pidió más vigilancia en su uso.

Desde el punto de vista conceptual biológico, Rachel Carson popularizó que nuestra especie no es dueña de la naturaleza, sino parte de ella como cualquier otro ser vivo. Hasta entonces éramos dueños y, si conservábamos alguna parte de la naturaleza era porque nos gustaba, era bella, hermosa y nos hacía felices y, además, nos sentíamos generosos. Así empezaron a crearse, ya en el siglo XIX, los primeros parques naturales y reservas de todo tipo. Pero el DDT, obra nuestra, dañaba la naturaleza y, además, nos dañaba a nosotros porque, lo aceptáramos o no, éramos, y somos, parte de esa naturaleza.

Por si fuera poco, Primavera silenciosa era un compromiso personal de Rachel Carson, una mujer que pasó por una mastectomía radical en 1.960 por un cáncer de mama que se le diagnosticó según preparaba y escribía el libro. Murió de las complicaciones, anemia provocada por la radioterapia y metástasis en el hígado, dos años después de la publicación del libro, en 1964, en Silver Spring, en Maryland. Es un tipo de cáncer, el de mama, que ya en los años en que lo sufrió Rachel Carson se asociaba a la exposición a productos químicos carcinogénicos y, además, al DDT se le consideraba entonces un producto cancerígeno.

Nunca se ha probado fuera de toda duda la relación entre el DDT y el cáncer. Las exhaustivas revisiones de la bibliografía publicada que hace la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, integrada en la OMS, llevan a la conclusión de que faltan datos fiables y de que, en todo caso, es un compuesto sospechoso.

Pero en 1960 y para Rachel Carson, que estaba investigando los efectos de los insecticidas y, en general, de productos químicos tóxicos y, a la vez, se le diagnostica un cáncer y sigue un duro tratamiento que termina con la mastectomía, el efecto tuvo que ser terrible.

Alguno de sus biógrafos asegura que cambió su estilo de escribir. Era alegre, tierna y sosegada cuando escribió sus tres libros sobre el mar. Pero Primavera silenciosa es más sobrio, más denso y mucho menos optimista sobre la relación entre nuestra especie y la naturaleza.

Carson fue premiada a título póstumo con la Medalla Presidencial de la Libertad por Jimmy Carter.

Carson murió a los 56 años por un cáncer de mama, antes de ver realizadas las consecuencias que contribuyeron al cambio en la legislación y en la conciencia pública. En este último sentido, su obra marca el momento en que socialmente se comprende que la naturaleza es un todo complejo, cuyas partes están intrincadamente relacionadas y que las consecuencias indirectas de cualquier acción, también para la salud humana, son difíciles de predecir y deben ser vigiladas.

La mayor crítica que ha recibido confirma precisamente este punto de vista; se refiere a que la prohibición del uso del DDT dio lugar a una recuperación de las elevadas tasas de morbilidad por malaria anteriores a su introducción. Lo cual, generó un fuerte debate mediado por intereses económicos, sociales y ambientales.

En todo caso, la obra y el testimonio de Rachel Carson fue la que ayudó a la creación, años después de su muerte, de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (Environmental Protection Agency), a controlar el uso del DDT y de otros pesticidas, a la celebración del Día de la Tierra, a las leyes que se dictaron en muchos países del planeta sobre pesticidas, insecticidas, fungicidas, rodenticidas y productos similares, y al desarrollo del movimiento filosófico y político que hoy es conocido como ecologismo.

El hombre contra la Tierra

Gracias a sus estudios marinos en la Oficina de Pesca comenzó a recopilar diversos datos sobre los efectos en la vida marina del Dicloro difenil tricloroetano, más conocido como DDT, y otros plaguicidas. Como las anormalidades a menudo aparecen primero en peces y vida silvestre, los biólogos fueron los primeros en ver los efectos nocivos de los químicos en el medioambiente. Carson también había aprendido acerca de varios programas de control de depredadores y plagas que estaban diseminando libremente plaguicidas en el medioambiente con poca consideración por las consecuencias más allá de la plaga. En una de sus primeras incursiones en el tema propuso un artículo a Reader’s Digest sobre evidencia del daño ambiental del DDT, pero la revista lo rechazó.

En enero de 1958 Carson recibe de su amiga Olga Huckins de Masachusets la copia de una carta que había enviado al Boston Herald denunciando cómo las fumigaciones con DDT provocaron la muerte de todas las aves de su santuario natural. La fumigación se había realizado hace solo un mes con el fin de matar mosquitos y Huckins esperaba que Carson pudiese ayudarla a detener las fumigaciones. Tras discutir el tema con sus editores de la revista The New Yorker y la editorial educativa Houghton Mifflin, Carson acordó comenzar a escribir lo que podría ser una revista o posiblemente algo apropiado para un capítulo de un libro sobre el mismo tema.

Carson no era la única científica preocupada por los efectos de los pesticidas en el medioambiente. Diecisiete años antes, en la prestigiosa revista Nature, el expresidente de la Sociedad Entomológica de Nueva York, Edwin Teale, había denunciado que "un aerosol tan indiscriminado como el DDT puede trastornar la economía de la naturaleza tanto como una revolución trastorna la economía social. El noventa por ciento de todos los insectos son buenos, y si mueren, las cosas se desvanecen de inmediato". Tres años después del artículo en Nature, la Asociación Médica Estadounidense advertía que la toxicidad crónica de la mayoría de los nuevos plaguicidas, incluido el DDT, en los seres humanos era un asunto "completamente inexplorado". Sin embargo, estas advertencias rara vez surgían fuera de los círculos científicos.

Pero en 1957 algunos agricultores de Long Island, Nueva York, presentaron una demanda para detener la pulverización de DDT en su área. La demanda fue exitosa, pero el caso llegó a la Corte Suprema, cuyos miembros, salvo un juez, se negaron a escucharlo. Carson siguió los procedimientos del caso y se benefició de un inesperado acceso a documentos y contactos científicos. Paralelamente, se mantenía informada sobre el Programa de erradicación de hormigas rojas del Departamento de Agricultura que había comenzado ese mismo año y que utilizó dos potentes insecticidas, la dieldrina y el heptacloro. Se trató de una campaña de fumigación que los expertos en vida silvestre catalogarían posteriormente como un fracaso, como señaló el biólogo de Harvard y ganador del Premio Pulitzer, Edward O. Wilson.

En 1959 Carson escribe en el Washington Post denunciando que el uso excesivo de pesticidas había provocado una reciente disminución en la población de aves. Pero el escándalo nacional estallaría cuando a finales de ese año se descubre que los arándanos contenían altos niveles del pesticida aminotriazol. Carson asistió a las audiencias subsiguientes de la Administración de Alimentos y Medicamentos, saliendo consternada por el testimonio y las tácticas utilizadas por la industria química, que contradecían los datos científicos encontrados por ella.

"Cuanto más aprendía sobre el uso de pesticidas, más me horrorizaba", escribió más tarde. "Me di cuenta de que aquí estaba el material para un libro. Lo que descubrí fue que todo lo que significaba más para mí como naturalista estaba siendo amenazado, y que nada de lo que pudiera hacer sería más importante".

El ruidoso verano de Primavera Silenciosa

Carson era la persona indicada en el momento indicado en el lugar indicado. Sabía cómo contar esa historia utilizando la información científica a la que accedía y compilaba, y seleccionó cuidadosamente su trabajo, ya que tanto ella como su editor esperaban que el libro fuera examinado de cerca por científicos y críticos.

Para Marzo de 1960 su libro estaba en buena parte terminado, pero Carson sería víctima de un nuevo revés en su vida personal. Un tumor de mama por la que había sido tratada hace algunos años resultó en realidad ser maligno. Carson estaba plagada de enfermedades como artritis, úlceras, infecciones por estafilococos y una batalla continua contra el cáncer, pero sabía que era vital terminar el libro.

En un primer momento, Carson quiso titular su trabajo como El control de la naturaleza y posteriormente El hombre contra la tierra. Sin embargo, por recomendación de su editor en Houghton Mifflin, Paul Brooks, se decidió finalmente por Primevera Silenciosa, nombre propuesto originalmente para el capítulo dedicado a la disminución de la población de pájaros.

Se trataba de 260 páginas de informes con historias atractivas, algunas de gente común que lidiaba con problemas químicos en sus comunidades, a las que Carson agregaría información científica o una explicación más detallada. Tenía mucha documentación, con más de 50 páginas de citas científicas en su mayoría para apoyar su presentación de informes, ilustrando conceptos más amplios, como el funcionamiento de las cadenas alimentarias y los sistemas ecológicos.

Antes de que Primavera Silenciosa fuese publicado como libro en septiembre de 1962, The New Yorker reprodujo partes del trabajo en tres números sucesivos de junio. Inmediatamente su denuncia se convirtió en un estruendo que hizo estallar las ventanas de la industria química, la que venía siguiendo muy preocupada los pasos de Carson.

El 22 de julio, el New York Times publicó como nota principal de tapa un artículo de John B. Lee que señalaba cómo la industria de los agroquímicos "se levanta en armas contra un nuevo libro": "La industria de pesticidas, con un valor de $ 300.000.000, ha sido altamente irritada por una mujer silenciosa, autora cuyos trabajos previos en ciencia han sido elogiados por la belleza y precisión de la escritura".

En el mismo periódico citaban a Pincus Rothberg, presidente de Montrose Chemical Corporation, filial de Stauffer Chemical Company y posteriormente mayor productor de DDT de Estados Unidos, quien declaró que Carson no escribió "como científica sino como una fanática defensora del culto al equilibrio de la naturaleza". Por su parte, Chemical Week, una de las revistas comerciales de la industria química, publicó el 14 de julio que los artículos de Carson parecían más "una reminiscencia de un abogado preparando un informe que un científico realizando una investigación".

El 2 de agosto Louis A. McLean, secretario y asesor general de Velsicol Chemical Corporation, escribió al editor de Houghton Mifflin sugiriendo que tal vez quieran reconsiderar la publicación del libro, señalando en particular las "declaraciones inexactas y despectivas" del libro sobre dos plaguicidas: el clordano y el heptacloro, fabricados únicamente por Velsicol. La editorial le solicitó a un toxicólogo independiente que revisara los puntos planteados por Velsicol. El especialista consideró las declaraciones de Carson correctas por lo que la empresa fue notificada de que el libro se publicaría según lo planeado.

El 12 de septiembre en una reunión de científicos y funcionarios de la industria química, Glen King, jefe de la Nutrition Foundation, grupo comercial compuesto entonces por 54 compañías involucradas en industrias relacionadas con alimentos, productos químicos y agricultura, declaró que los libros como Primevera Silenciosa estaban avivando un sentimiento en el público "que raya en la histeria".

Para cuando se publicó a finales de septiembre ya contaba con ventas avanzadas de 40 mil copias, y más de 50 artículos y editoriales en periódicos gracias a la publicación previa en The New Yorker. Se convirtió inmediatamente en un best seller y fue seleccionado por el Club del Libro del Mes, lo que significó que se volvería a publicar, extendiéndose ampliamente su proyección, llegando incluso a zonas rurales. Esta nueva versión del libro incluiría un informe de William O. Douglas, el único miembro de la Corte Suprema que había accedido a tomar el caso de los agricultores de Long Island.

Extractos del libro también fueron publicados en varios periódicos y revistas, incluida la de la National Audubon Society, una de las organizaciones conservacionistas más antiguas de Estados Unidos. El Chicago Daily News declaró que "Silent Spring bien podría ser uno de los grandes e imponentes libros de nuestro tiempo. Una lectura obligada para cada ciudadano responsable". Pero el libro seguiría siendo atacado. La industria química había estado planificando su lucha contra Carson desde antes de que apareciera la serie en The New Yorker, debido a que la noticia del libro se había filtrado desde un comienzo.

Luego de la publicación las reseñas críticas aparecieron en las principales revistas populares de la época. Time lamentaba las "simplificaciones excesivas y errores francos": "Muchas de las generalizaciones aterradoras (y hay muchas de ellas) son claramente erróneas". Edwin Diamond en Saturday Evening Post catalogó al libro como "emotivo y alarmista", por el cual "los estadounidenses creen erróneamente que su mundo está siendo envenenado".

El nutricionista de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderblit William J. Darby escribió en Chemical & Engineering News un artículo titulado "Silence, Miss Carson", en el que señalaba que "su ignorancia o prejuicio sobre algunas de las consideraciones arroja dudas sobre su competencia para juzgar las políticas", recomendando que "el científico responsable debería leer este libro para comprender la ignorancia de quienes escriben sobre el tema y la tarea educativa que se avecina". Por su parte, Life señaló sobre Carson que "no hay duda de que ha exagerado su caso" pero también que los fabricantes eran igualmente unilaterales en sentido contrario.

Como parte de la campaña de la industria química, la Asociación Nacional de Químicos Agrícolas duplicó su presupuesto y distribuyó miles de copias de reseñas negativas advirtiendo a los editores de periódicos y revistas que las revisiones favorables del libro podrían reducir los ingresos publicitarios. Llegó a gastar más de $ 250.000 en su campaña contra Primevera Silenciosa. Mientras, la Asociación de Químicos de Manufactura comenzó a enviar historias mensuales a los medios de comunicación que resaltaban el lado positivo del uso de pesticidas. Monsanto Chemical llegó a publicar incluso, en respuesta al libro, una breve historia titulada "The Desolate Year", en donde la falta de uso de pesticidas resultaba en una plaga de insectos que devasta a Estados Unidos.

George C. Decker, entomólogo y frecuente asesor de la industria química, calificó al libro como un "engaño" y como "ciencia ficción", comparándolo con The Twilight Zone. Otros ataques fueron más personales, cuestionando su carácter o su estabilidad mental, o llamándola comunista, mujer histérica o loca de la naturaleza.

Carson se mantuvo siempre firme y confiada en sus hallazgos. Además contaba con una serie de críticas positivas de científicos reconocidos a nivel nacional e internacional. Loren Eiseley, reconocido antropólogo de la Universidad de Pennsylvania y escritor científico, señaló que el libro de Carson trata sobre "el ataque devastador, muy documentado e implacable sobre el descuido humano, la codicia y la irresponsabilidad, una irresponsabilidad que ha dejado al hombre y al campo una avalancha de sustancias químicas peligrosas en una situación que no tiene paralelo en la historia médica".

Por su parte, LaMont Cole, profesor de ecología en la Universidad de Cornell, escribió en la revista de divulgación Scientific American sobre Primevera Silenciosa que "los errores de hecho son tan infrecuentes, triviales e irrelevantes para el tema principal que no sería aconsejable insistir en ellos". Otros científicos que defendieron a Carson fueron el biólogo Roland C. Clement de la National Audubon Society, y el zoólogo Robert L. Rudd de la Universidad de California, entre otros.

Mientras tanto, Primevera Silenciosa se convertía en un éxito de ventas. En menos de tres meses se habían vendido más de cien mil copias y seguía apareciendo en la lista de los más vendidos del New York Times, donde permanecería durante siete meses. Por otro lado, en las legislaturas estatales se habían introducido más de 40 proyectos de ley destinados a regular el uso de pesticidas. Pero la lucha política en Washington recién comenzaba. En 1963, Carson y Primevera Silenciosa recibirían una atención nacional jamás antes vista.

El reportaje en la CBS

En abril de 1963, la cadena de televisión CBS transmitió un reportaje especial dedicado al caso titulado "The Silent Spring of Rachel Carson". La industria química estaba alarmada y lanzó una campaña dirigida a la CBS para que esta no transmitiera el programa. Como la campaña no tuvo resultado, varios patrocinadores, como Standard Brands, los fabricantes de Lysol y Ralston Purina, retiraron su publicidad antes de la transmisión.

El programa lo vieron entre diez y quince millones de televidentes, y fue especialmente importante para aquellos que no habían leído el libro o que tenían poco conocimiento del tema. Incluía imágenes de aviones fumigando mientras niños caminaban por las calles y aparecían varios funcionarios gubernamentales declarando a favor y en contra de los planteamientos de Carson.

Pero los principales puntos focales del reportaje estuvieron a cargo de la propia Carson y de Robert White-Stevens, científico de la American Cyanamid Corporation. White-Stevens, entrevistado en un laboratorio, declaró que "los principales reclamos en el libro de la señorita Rachel Carson son grandes distorsiones de la realidad, completamente sin apoyo de la evidencia científica experimental y la experiencia práctica general en el campo". Y agregó virulentamente que "si el hombre siguiera fielmente las enseñanzas de la señorita Carson, regresaríamos a la Edad Oscura, y los insectos y las enfermedades volverían a heredar la Tierra".

Carson por su parte apareció como la más racional y no como la "mujer histérica" retratada por algunos de sus críticos. Entrevistada en su casa por el periodista y presentador Eric Sevaried, Carson leyó pasajes seleccionados de su libro para ilustrar cuán extendido estaba el uso de plaguicidas en granjas, bosques y huertos familiares aunque el objetivo deseado puede ser solo algunas malas hierbas o insectos. "Los niños que nacen hoy están expuestos a estos productos químicos desde el nacimiento, tal vez incluso antes de nacer", dijo durante la entrevista. "¿Qué les va a pasar en la vida adulta como resultado de esa exposición? Simplemente no lo sabemos".

Sevareid había ofrecido previamente algunos conceptos básicos sobre el tema, sobre el crecimiento de la industria de agroquímicos durante la posguerra y que anualmente se usaban unos 900 millones de libras de pesticidas. "La señorita Carson subraya la posibilidad de que los pesticidas químicos puedan estar dañando al hombre de maneras aún no detectadas, quizás contribuyendo al cáncer, la leucemia o al daño genético. A falta de pruebas, sus críticos admiten que estas son posibilidades, pero no probabilidades, y acusan a la señorita Carson de alarmismo. Sin embargo, pocos científicos niegan que pueda haber algún riesgo".

De hecho, uno de los funcionarios entrevistado, Page Nicholson, del Servicio de Salud Pública, no pudo responder cuando se le preguntó por cuánto tiempo persistían los pesticidas en el agua, o hasta qué punto los pesticidas contaminaban el agua subterránea. "Es al público a quien se le pide que asuma los riesgos", dijo en un momento Carson. "El público debe decidir si desea continuar en el camino actual, y solo puede hacerlo cuando esté en plena posesión de los hechos".

El informe del Comité Asesor Científico Presidencial

Presionado por el desarrollo de los acontecimientos y la magnitud de la polémica, el presidente John F. Kennedy ordenó una investigación a cargo del Comité Asesor Científico Presidencial (PSAC). Tras ocho meses de disputas entre los principales científicos y reguladores del Gobierno, quienes sostuvieron una serie de reuniones con Carson, representantes de la industria y funcionarios del Departamento de Agricultura, el comité publicó a mediados de mayo de 1963 su informe final "El uso de los pesticidas".

El informe señalaba que si bien los plaguicidas habían sido examinados minuciosamente para su efectividad agrícola, en general no se les dio el mismo nivel de revisión para la seguridad ambiental y pública, y que sobre muchos de ellos que se encontraban en uso se carecía del suficiente conocimiento respecto a los efectos crónicos a lo largo de la vida.

"Hasta la publicación de Rachel Carson, la gente en general desconocía la toxicidad de los pesticidas", declaró el informe, recomendando que los residuos de pesticidas sean rastreados y monitoreados en el aire, agua, suelo, peces, vida silvestre y seres humanos. "La eliminación del uso de pesticidas tóxicos persistentes debe ser el objetivo", destacó.

Al día siguiente de la publicación del informe, The Christian Science Monitor destacó en su tapa "¡Rachel Carson ha sido vindicada!", mientras que el comentarista Eric Sevareid al referirse al informe, señaló que Carson había logrado sus objetivos declarados. Dan Greenberg, editor de la sección de Noticias y Comentarios de la prestigiosa revista Science (de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia), declaró que el informe del PSAC era un documento templado, cuidadosamente equilibrado en sus evaluaciones de riesgos versus beneficios, pero que "se suma a una vindicación bastante completa de la tesis de Primevera Silenciosa de Rachel Carson".

La antesala de la Agencia de Protección Ambiental

Para junio de 1963, Carson estaba testificando ante dos comités senatoriales que celebraban audiencias sobre los temas relacionados con los pesticidas. En sus apariciones, Carson pidió el establecimiento de alguna agencia reguladora independiente para proteger a las personas y al medioambiente de los peligros químicos, y afirmó que uno de los derechos humanos más básicos era el "derecho del ciudadano a estar seguro en su propio hogar contra la intrusión de venenos aplicados por otras personas". Solicitó el control estricto de la fumigación aérea de plaguicidas, la reducción y eventual eliminación del uso de plaguicidas persistentes, y más investigación dedicada a los métodos no químicos de control de plagas.

"El más inquietante de todos estos informes se refiere al hallazgo de DDT en el aceite de pescado que vive lejos en el mar", declaró Carson en las audiencias, "en concentraciones que superan las 300 partes por millón. Todo esto nos da motivos para reflexionar profunda y seriamente sobre los medios por los cuales estos residuos llegan a los lugares donde los estamos descubriendo".

Durante las audiencias, Carson volvió a ser atacada. Mitchell R. Zavon, profesor de Medicina Industrial en la Universidad de Cincinnati y consultor de Shell Oil Company, declaró que "la señorita Carson está hablando de un efecto en la salud que llevará años responder. Mientras tanto, deberíamos cortar la comida a personas de todo el mundo. Estos vendedores ambulantes de miedo van a alimentarse de la hambruna del mundo". Pero Carson se desenvolvió con tal grado de profesionalismo, presentando sus argumentos cuidadosa y racionalmente, que demostró nuevamente que las acusaciones anteriores de ser una mujer histérica y emocional no tenían ninguna base real.

Carson iba ganando su batalla contra los capitanes de la industria química. Todo iba camino a ponerle fin a los crímenes sociales de las corporaciones químicas. Sin embargo, Rachel Carson ya carecía de fuerzas para su lucha contra el cáncer. Su aparición en las audiencias era de las últimas que realizaría públicamente. El 14 de abril de 1964, diez meses después de haber testificado ante el Congreso, Rachel Carson fallecía a la edad de 56 años.

La mujer que sentó las bases del ecologismo contemporáneo

En 1962 no existía ningún movimiento ecologista o ambientalista en el sentido como se pudo comprender después. Sí existían organizaciones conservacionistas, algunas muy antiguas, cuyo propósito era la preservación de parques naturales y la vida silvestre, o la gestión de recursos naturales en concordancia con el crecimiento industrial. Pero crear una preocupación popular por una ética ambiental y una defensa más amplia era algo completamente novedoso. Y Rachel Carson fue una figura central que ayudó a sentar las bases de una conciencia ecológica de masas gracias a Primevera Silenciosa, dejando en claro la conexión entre lo que sucede en el medioambiente y la salud pública, especialmente si se trataba de un nuevo tipo de contaminación, invisible, que podía infiltrar la biología a nivel celular y molecular, acarreando daños acumulativos y generacionales a las aves, los peces y los seres humanos.

Primevera Silenciosa fue el puntapié inicial de la primera ola ecologista contemporánea. No tardarían en llegar La bomba P del entomólogo Paul Ehrlich, el Círculo que se cierra, del biólogo Barry Commoner y Los Límites del Crecimiento de Dennis y Donella Meadows. La problemática ecológica y ambiental llenaría las aulas y las calles, celebrándose por primera vez en 1.970 el Día de la Tierra, con movilizaciones y festivales de rock. Ese mismo año se creaba en Estados Unidos la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la que a su vez prohibía para 1.972 el DDT, además de otros siete plaguicidas mencionados por Carson en su libro.

Han pasado décadas desde la publicación de Primavera silenciosa, y ante el empeoramiento de las condiciones ambientales y sanitarias a nivel mundial, las nuevas tecnologías destructivas y el agotamiento de recursos, vale la pena recordar y valorar el trabajo pionero de Rachel Carson:

"Todavía hablamos en términos de conquista. Todavía no hemos madurado lo suficiente como para pensar que somos solo una pequeña parte de un vasto e increíble universo", había dicho Carson durante la entrevista de la CBS. "La actitud del hombre hacia la naturaleza es hoy de importancia crítica simplemente porque ahora hemos adquirido un poder fatídico para alterar y destruir la naturaleza".

Carson ayudó a cambiar nuestra manera de ver el mundo y nuestro lugar en él.


Julio 05, 2020, 23:59:27 pm
Respuesta #3142
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

«Al éxito y al fracaso, esos dos impostores, trátalos siempre con la misma indiferencia».

«Dadme los cinco primeros años de la vida de un niño y tendréis el resto».

«El poder sin responsabilidad. Esta es la prerrogativa de la ramera a través de los tiempos».

«Entrometerse en el desatino del hombre es siempre una faena muy ingrata».

«La más tonta de las mujeres puede manejar a un hombre inteligente. Pero es necesario que una mujer sea muy hábil para manejar a un imbécil».

«La mayoría de las diversiones humanas sólo tratan de ganar el dinero ajeno».

«Las palabras son la más potente droga utilizada por la Humanidad».

«Los peores embusteros son nuestros propios temores».

«Nunca he cometido un error en mi vida. Al menos, ninguno que no haya podido justificar después».

«Se aprende más por lo que la gente habla entre sí o por lo que se sobrentiende, que planteándose preguntas».

«Si encomiendas a un hombre más de lo que puede buenamente hacer, lo hará. Si solamente le encomiendas lo que puede hacer, no hará nada».

«Toma problemas prestados, si te lo dicta tu naturaleza. Pero no los prestes a tus vecinos».

Rudyard Kipling


Julio 06, 2020, 00:08:23 am
Respuesta #3143
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

«Darse cuenta de que se es ignorante es un gran paso hacia el saber».

«Después de saber cuándo debemos aprovechar una oportunidad, lo más importante es saber cuándo debemos renunciar a una ventaja».

«Deuda es la madre prolífica de locuras y desgracias».

«El comercio libre no es un principio, sino un recurso».

«El depositario del poder siempre es impopular».

«El ejercicio de la política puede ser definido con una sola palabra: disimulo».

«El hombre no es el creador de las circunstancias, más bien las circunstancias crean al hombre».

«El hombre sensato cree en el destino; el voluble, en el azar».

«El mundo está gobernado por personajes que no pueden ni imaginar aquellos cuyos ojos no penetran entre los bastidores».

«El que ostenta el poder es siempre impopular».

«El secreto del éxito es la constancia en el propósito».

«Hay personas divertidas que no interesan, y personas interesantes que no divierten».

«Hay personas silenciosas que son mucho más interesantes que los mejores oradores».

«La juventud es un disparate; la madurez, una lucha; la vejez, un remordimiento».

«La magia del primer amor consiste en nuestra ignorancia de que pueda tener fin».

«La sabiduría de los sabios y la experiencia de los siglos pueden conservarse en citas».

«La variedad es la madre del placer».

«La vida es demasiado corta para que la hagamos mezquina».

«Lo mejor que podemos hacer por otro no es sólo compartir con él nuestras riquezas, sino mostrarle las suyas y descubrir la nuestra».

«Lo que prevemos, raramente ocurre; lo que menos esperamos es lo que sucede generalmente».

«Los críticos son los hombres que han fracasado en la literatura y las artes».

«Los experimentos en política significan revoluciones».

«Los jóvenes de una nación son los depositarios de la posteridad».

«Los viajes enseñan la tolerancia».

«Nada revela tan fiablemente el carácter de una persona como su voz».

«Ningún gobierno puede mantenerse sólido mucho tiempo sin una oposición temible».

«No hay otra educación como la adversidad».

«Piensa antes de hacer, pero no te pases tanto tiempo pensando que no llegues a empezar».

«Todos hemos nacido para el amor... Es el principio de nuestra existencia, como también es el fin».

Benjamin Disraeli


Julio 08, 2020, 21:08:02 pm
Respuesta #3144
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Los peligros planteados por la moneda digital controlada por el estado

Claudio Grass

Citar
No se requiere una imaginación demasiado oscura para darse cuenta de la gravedad de las preocupaciones sobre el yuan digital. China es un verdadero pionero cuando se trata de vigilancia, censura y opresión política, y la era digital le ha dado al estado un arsenal increíblemente eficiente y efectivo. Agregar dinero a ese conjunto de herramientas fue un movimiento que se planeó durante muchos años y está muy claro cuán útil puede ser una herramienta para cualquier régimen totalitario. La capacidad de rastrear las transacciones de los ciudadanos, acceder a sus datos financieros, controlar y congelar la cuenta de cualquier persona que presente una amenaza potencial, todo esto abre la puerta a la opresión definitiva: control total sobre los recursos privados, los medios de vida de las personas y su capacidad para cubrir sus necesidades básicas.

Pero ni siquiera tenemos que esperar los primeros signos de abuso del sistema. Como parte de los paquetes de gastos de ayuda COVID del gobierno, se cargaron cupones digitales en los teléfonos inteligentes de los ciudadanos chinos para alentarlos a gastar en sus tiendas locales. Según el Dr. Shirley Yu, compañero visitante en la London School of Economics: "Los cupones digitales permiten al gobierno chino rastrear el uso de estos cupones" y "permiten que el gobierno sepa qué sector es más ayudado, quién lo utiliza y donde realmente se gasta el dinero". Por supuesto, si el gobierno tiene acceso a datos que les permiten verificar si sus políticas se transmitieron bien y si el dinero se gastó como se esperaba, también pueden usar esos datos para verificar y rastrear cualquier transacción para cualquier otro propósito.

Xu Yuan, investigador principal del Centro de Investigación de Finanzas Digitales de la Universidad de Pekín, destacó los beneficios regulatorios de hacer que todo el flujo de efectivo en la sociedad sea rastreable. "En teoría, después del lanzamiento del yuan digital, no habrá ninguna transacción que las autoridades reguladoras no puedan ver, los flujos de efectivo serán completamente rastreables", dijo Xu en una entrevista. Por supuesto, este pensamiento es lo suficientemente aterrador por sí solo, pero se vuelve infinitamente más aterrador cuando aquellos que controlan el sistema tienen una larga trayectoria de abuso y flagrante desprecio por los derechos humanos y libertades básicas.

"Nunca podría suceder aquí"

Ese es probablemente el argumento más repetido en nuestras democracias occidentales "civilizadas", justo antes de que ocurra un terrible abuso de poder por parte del gobierno, o antes de que se apruebe alguna nueva ley restrictiva o regulación general que limite los derechos de los ciudadanos individuales. Mucha gente pensó que la Ley PATRIOTA nunca podría aprobarse, que el secreto bancario siempre sería respetado, y que no había forma de ver un cierre económico global por decreto. En comparación, una moneda fiduciaria digital no se ve tan descabellada. De hecho, unos veinte bancos centrales, aparte del Banco Popular de China (PBOC), ya están trabajando activamente en ello. En cuanto a la posibilidad de que se apliquen las monedas digitales y los sistemas de pago, la mayoría de los funcionarios y políticos del banco central en Occidente parecen tener bastante confianza.

En una entrevista reciente, el presidente del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia, Patrick Harker, dijo que una opción de pago digital en tiempo real era "inevitable", mientras que el jefe del Banco de Pagos Internacionales también reconoció que los bancos centrales pronto necesitarán emitir sus propias monedas digitales. Durante los debates sobre el alivio del coronavirus en los Estados Unidos, el senador demócrata Sherrod Brown abogó por la distribución de los pagos de estímulo a través de una billetera digital en dólares. El llamado programa FedAccount, que la Reserva Federal sería responsable de supervisar, ofrecería cuentas bancarias gratuitas desde las que recibir dinero y realizar pagos.

En cuanto a la UE, durante muchos años ha habido un apoyo muy fuerte para el desarrollo de un mercado único digital. Según una reciente sesión informativa del Parlamento Europeo, "hasta la fecha no existe un método de pago minorista paneuropeo (que no sea efectivo en euros), ya que no existe un esquema de tarjeta europea. Esto es motivo de preocupación para el Banco Central Europeo (BCE) ... Por lo tanto, el BCE está pidiendo una estrategia de pago europea para cambiar esta situación".

En todos los sentidos, este es el siguiente paso en el plan de centralización e integración de la Unión Europea, y este no podría ser un mejor momento para que se materialice. Dada la disminución de la confianza pública después del manejo de la crisis del corona por parte de la UE, la "integración" financiera podría ser una herramienta valiosa para vincular a los miembros y forzar a todos los ciudadanos a una economía digital común, planificada y administrada centralmente.

Un tenedor en el camino

Entonces, si aceptamos que las monedas digitales son inevitables y que posiblemente su surgimiento se haya acelerado por la crisis del corona, la verdadera pregunta es: ¿quién las controla? ¿Quién las emite y las distribuye? ¿Quién determina su valor? Nos encontramos en una encrucijada histórica y la respuesta a estas preguntas puede determinar el tipo de futuro en el que nos despertaremos. Podría ser muy sombrío, si el poder permanece con los gobiernos y las instituciones bancarias centralizadas. En este escenario, el dinero mantendrá todas las fallas y vulnerabilidades de las monedas fiduciarias actuales, pero su naturaleza digital las amplificará hasta un punto inimaginable. Las violaciones de la privacidad de hoy se volverán simplemente imparables, un mero hecho de la vida, mientras que las políticas monetarias desastrosas, como las tasas negativas, hasta ahora solo amortiguadas por la capacidad de las personas para evitarlas a través del efectivo físico, se transmitirán de manera forzada y uniforme en toda la economía.

Por otro lado, el futuro podría ser mucho mejor, si tomamos el otro camino, hacia la descentralización de la emisión y la soberanía financiera individual. Si optamos por romper el monopolio estatal del dinero y permitir que monedas digitales descentralizadas, surgirán una miríada de soluciones diferentes para satisfacer una miríada de necesidades diferentes. Los ahorros se podrían acomodar a través de monedas digitales físicas respaldadas por oro, los activos reales se podrían tokenizar para facilitar y asegurar la venta de propiedades físicas, las criptomonedas especializadas pueden ofrecer privacidad y transacciones imposibles de rastrear. Lejos de ser un sueño imposible, ya existen muchas soluciones como estas, mientras que otras están en proceso. 

Por lo tanto, hay una opción sobre qué tipo de futuro queremos, y somos nosotros, como individuos, quienes debemos lograrlo.


Julio 08, 2020, 22:46:33 pm
Respuesta #3145
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Sabina Spielrein: La Mujer Que Enriqueció La Teoría Psicoanalítica

Citar
El término "esquizofrenia" apareció por primera vez en un trabajo realizado por Sabina Spielrein; Sigmund Freud consideró importante el aporte de esta mujer, y denominó al impulso descrito por ella "pulsión de muerte".

Cuando se habla de psicoanálisis nos viene a la mente esa compleja teoría que explora el inconsciente y que ha servido de terapia psicológica desde el surgimiento de los casos de histeria femenina. Sigmund Freud, creador de esta disciplina no sólo enriqueció su teorías estudiando los casos de mujeres histéricas a principios del siglo XX, pues existió una mujer que aportó con su trabajo al análisis freudiano, esa mujer fue Sabina Spielrein.

Sabina Naftulovna Spielrein fue una brillante psiquiatra y psicoanalista de origen judío que nació un 7 de noviembre de 1885 en la Rusia zarista. Su padre era un comerciante que se casó con una mujer ortodoxa con la que tuvo cinco hijos, ella fue la mayor de sus hermanos. Su infancia fue violenta, lo que le traería más tarde episodios de crisis depresivas; su papá acostumbraba pegarle a sus hijos, por lo cual sus hermanos y ella crecieron siendo asustadizos y nerviosos.

De las notas en su diario se desprende que el padre la sometía a una gran presión respecto del rendimiento académico. Paralelamente a las tareas escolares destinaba además muchas horas a ensayos y estudios musicales de violín, piano y canto.3

Permaneció en Rostov hasta los 18 años, momento en el que fue internada en una clínica psiquiátrica: fue enviada a Zúrich por sus padres para que se sometiera a un tratamiento en el Burghölzli Mental Hospital donde permaneció desde el 17 de agosto de 1904 hasta el 1 de junio de 1905.

Tras la complicada infancia descrita, padecía ahora de crisis depresivas. Acababa de pasar por un episodio psicótico agudo y presentaba trastornos de la afectividad, con alternancia de llantos y risas compulsivas.7​ Allí conoció a Carl Gustav Jung, quien la atendió aplicando las técnicas del recientemente desarrollado tratamiento psicoanalítico para tratar la histeria.

Un actitud sadomasoquista se apoderó de ella. Atravesó por muchas crisis. Se fugó de la casa en diversas ocasiones e intentó suicidarse más de una vez. La familia Spielrein decidió internarla en una clínica suiza, donde no hubo mayores resultados, así que fue trasladada a la clínica Burghölzli en Zurich en 1904, en donde conoció al psicólogo suizo, Carl Jung, que en ese entonces experimentaba con la la famosa "cura del habla" nombre con el que se asociaba a la terapia psicoanalítica que apenas empezaba.

Su suerte cambió ahí, el tratamiento con Jung fue exitoso. Pronto recuperó su equilibrio y sanó su histeria. Con el tiempo, el terapeuta se dio cuenta que su paciente era sensible, pero al mismo tiempo empática, brillante e inteligente, con un talento natural para la psicoterapia —que no tardó en manifestarse: al recuperarse decidió matricularse en la Universidad de Zurich con la firme convicción de ser psiquiatra.

Sabina se destacó como una alumna brillante de la carrera de medicina y se mantuvo como ayudante en las investigaciones de su expsicoanalista, a quien visitaba frecuente. La realidad era que ambos estaban enamorados pues habían creado un vínculo muy cercano, sin embargo Jung tenía esposa e hijos, y eso lo llevó a reprimir sus sentimientos hasta que se convirtieron en amantes.

Carl tuvo que renunciar a su trabajo en la clínica en 1908. Aunque él la amaba no estaba dispuesto a dejar a su familia. Entonces el affaire se hizo público y llegó a oídos de Freud, quien le pidió a través de una carta a la joven que reprimiera sus sentimientos. La relación terminó en malos términos, hasta Jung la acusó de mentirosa. Spielrein siguió estudiando y trabajando en su tesis: El contenido psicológico de un caso de esquizofrenia, trabajo en el que apareció por primera vez el término esquizofrenia.

En 1911 conoció personalmente a Freud. Éste, al tratarla, cambió su opinión sobre ella y la respaldó para que formara parte de la Asociación Psicoanalítica Vienesa, con lo que convirtió en la primera mujer que se integraba a una asociación de esa índole. Ese mismo año, la rusa publicó su segundo trabajo, La destrucción como causa del nacimiento, que trataba sobre el impulso de autodestrucción que ella  comprendía desde las entrañas por sus años de crisis, en los que se sintió atraída por la muerte y la autodestrucción.

Su tesis fue escuchada de viva voz por las sociedad psicoanalítica, quien reaccionó escéptica de su teoría que venía a traer fuertes rupturas en las teorías freudianas. Sigmund Freud consideró importante su aportación y profundizó en el tema en su libro Más allá del principio del placer (1920), donde llamó a ese impulso la pulsión de muerte

Le cuesta mucho separarse de Jung, mas tiene que asumir la realidad de que se trata de un hombre casado que no dejará a su mujer. La idea fija, que mantuvo por largo tiempo, de querer tener a toda costa un hijo de Jung, también será abandonada. Así, no sin dificultades, logra dejar Zúrich, para pasar primeramente algunas semanas de descanso en Chailly s. Clarens, a orillas del lago de Ginebra. Enseguida continúa rumbo a Múnich, donde pasa algunos meses estudiando Historia del Arte y terminando su trabajo más importante Die Destruktion als Ursache des Werdens.

En este mismo año, fue elegida miembro de la Wiener Psychoanalytische Vereinigung, convirtiéndose en la primera mujer miembro de una asociación de psicoanálisis. En esta asociación expuso por primera vez (en una reunión del 25 de noviembre de 1911) su tesis sobre la pulsión de destrucción. Este trabajo se publicó un año más tarde con el título de Destruktion als Ursache des Werdens («La destrucción como causa del devenir»).

En 1912 se casó con Pavel Scheftel, un médico ruso de ascendencia judía y a partir de allí llevó por un tiempo su apellido. Del matrimonio nacieron dos hijas, Renate, nacida en 1913, y Eva, nacida en 1926.

En los años siguientes se dedicó al trabajo clínico psicoanalítico, en Viena, en Berlín y principalmente en Ginebra, donde trabajó en el laboratorio de Édouard Claparède y se hizo miembro de la Sociedad Psicoanalítica de Ginebra que él lideraba. Se concentró por esta época en temas de pedagogía y psicología evolutiva y daba conferencias sobre psicoanálisis con niños en el Instituto Jean-Jacques Rousseau.

En 1922 fue la psicoanalista de Jean Piaget, quien fue su analizando y alumno más notable, en una relación de tratamiento didáctico que duró ocho meses.

En 1923, y con apoyo de Sigmund Freud, Spielrein regresó junto a su hija a Rusia, que entre tanto se había convertido en república soviética. Se hizo miembro de la Asociación Psicoanalítica Rusa y analista didáctica, trabajando como médico en la ambulancia del instituto estatal psicoanalítico de Moscú. Paralelamente, fue jefa de la unidad de paidología de la universidad estatal y trabajó junto a Vera Schmidt en un jardín de infancia en Moscú, denominado White Nursery (todos los muebles y paredes eran blancos). La institución fue creada con la finalidad de fomentar el crecimiento de niños como personas libres lo más pronto posible, siendo clausurada tres años más tarde por las autoridades bajo acusación falsa y atribución de practicar perversiones sexuales en los niños (de hecho, Stalin alistó realmente a su propio hijo, Vasily, en el White Nursery bajo nombre falso).

Un poco más de un año tras su regreso a la Unión Soviética, Sabina Spielrein volvió a su ciudad natal, donde vivió nuevamente con su esposo. En 1926, tuvo a su segunda hija, Eva, y trabajó como médico en el policlínico psiquiátrico.

Debido a su ideas psicoanalíticas y su origen judío se convirtió en una persona incómoda para el gobierno comunista, que le cerró las puertas y clausuró su escuela. Así Spielrein se mantuvo como catedrática hasta 1936, cuando Stalin prohibió la práctica del psicoanálisis en la Unión Soviética. A pesar de que el psicoanálisis estaba prohibido en la Unión soviética, continuó trabajando hasta 1940.

Su esposo Pavel Naumovich Scheftel falleció víctima de una infarto en 1937 o en 1938, según otra fuente. Sus tres hermanos, Jan, Isaac y Emil fueron arrestados y desaparecieron en el Gulag durante la Gran Purga de Stalin. El 26 de diciembre 1937, el mayor, Isaac, quien había sido psicólogo, pionero de la psicología del trabajo en la Unión Soviética, fue condenado a muerte por fusilamiento, sentencia que se ejecutó de inmediato. Su cuerpo inerte fue arrojado a una fosa común. Jan y Emil, por ser sus hermanos y además científicos, fueron también ejecutados. En enero de 1938 fusilaron a Jan. Emil recibió un disparo en Rostov en junio del mismo año. El 17 de agosto 1938, a la edad de 77 años murió Nikolai, el padre de Sabina, en circunstancias no esclarecidas, puesto que, aunque no era joven, tampoco estaba enfermo.

En 1942, tras la ocupación de Rostov por la Deutsche Wehrmacht (el ejército alemán de Hitler), Sabina Spielrein y sus dos hijas fueron asesinadas, junto a otros judíos de Rostov, por un Comando de las SS.

Las cartas, los diarios y las copias de Sabina Spielrein de los expedientes del hospital fueron revelados y publicados, al igual que su correspondencia con Jung y Freud

El carácter de paciente de Spielrein le permitió desarrollar una empatía especial sobre la psique humana. Consideraba que las conductas auto-destructivas se encontraban presentes en el ser humano al igual que la pulsión de vida, pues pensaba que ambas fuerzas se mantienen dentro del hombre.

A pesar de que su nombre permaneció sin hacer mucho eco dentro de la historia, su existencia fue importante para la medicina moderna y sus aportaciones siguen tan vigentes como en los inicios del siglo XX.


Julio 10, 2020, 00:26:22 am
Respuesta #3146
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Tiranía sin tirano: la estrategia de divide y vencerás del Estado Profundo está funcionando

John W. Whitehead

Citar
"En una burocracia completamente desarrollada, no queda nadie con quien se pueda discutir, ante quien se puedan presentar quejas, sobre quienes se puedan ejercer las presiones del poder. La burocracia es la forma de gobierno en la que todos se ven privados de la libertad política, del poder de actuar; porque la regla de Nadie no es ninguna regla, y donde todos son igualmente impotentes, tenemos una tiranía sin tirano".

Hannah Arendt, Sobre la violencia

¿Qué está pasando exactamente?

¿Es esta revolución un espectáculo diseñado para distraernos de las maquinaciones del estado policial? ¿Es este un medio sociológico para restablecer nuestro equilibrio nacional? ¿Es este un esquema maquiavélico diseñado para polarizar aún más a la población y socavar nuestros esfuerzos por unificarnos contra la tiranía del gobierno? ¿Es este llamado levantamiento populista en realidad una guerra racial fabricada y un referéndum del año electoral sobre quién debería ocupar la Casa Blanca? 

Sea lo que sea, esto: la hipersensibilidad racial sin justicia racial, la reverencia a los matones políticamente correctos sin tener en cuenta los derechos de libertad de expresión de nadie más, el violento retroceso después de años de brutalidad sancionada por el gobierno, la mentalidad de la mafia que está abrumando los derechos de los individuos, el ceño opresivo del Estado de la niñera, la indignación aparentemente justa llena de sonido y furia que al final no significa nada, la división partidista que se vuelve más intransitable con cada día que pasa, no nos lleva a ningún lado bueno.

Ciertamente no está conduciendo a más libertad.

Este ejercicio draconiano de cómo dividir, conquistar y someter a una nación está teniendo éxito.

Hay que decir: las protestas de Black Lives Matter no han ayudado. Inadvertidamente o intencionalmente, estas protestas, teñidas de violencia, incongruencia desenfrenada, intolerancia y desdén arrogante por cómo una discusión abierta de ideas puede promover la libertad, han politizado lo que nunca debería haberse politizado: la brutalidad policial y los continuos ataques del gobierno contra nuestras libertades.

Por un breve momento a raíz de la muerte de George Floyd, parecía como si finalmente "nosotros, la gente" pudiéramos dejar de lado nuestras diferencias lo suficiente como para unirnos en indignación por la brutalidad del gobierno.

Esa astilla de la unidad no duró.

Podemos estar peor ahora que antes.

De repente, nadie parece estar hablando de ninguno de los abusos atroces del gobierno que todavía están causando estragos en nuestras libertades: tiroteos policiales sobre personas desarmadas, vigilancia invasiva, extracciones de sangre en el camino, registros de franjas en el camino, redadas del equipo SWAT que salieron mal, guerras costosas del complejo militar-industrial, leyes preventivas al crimen, confiscación de activos civiles, militarización, drones armados, vigilancia inteligente llevada a cabo por robots de inteligencia artificial, tribunales que marchan al mismo nivel que el estado policial, escuelas que funcionan como centros de adoctrinamiento, burócratas que mantienen al Estado Profundo en el poder.

Cuanto más cambian las cosas, más permanecen igual.

¿Cómo convencer a una población para que adopte el totalitarismo, esa forma de tiranía que pone los pelos de punta en la que el gobierno tiene todo el poder y "nosotros, el pueblo" no tenemos ninguno?

Persuades a la gente de que la amenaza que enfrentan (imaginaria o no) es tan siniestra, tan abrumadora, tan temible... que la única forma de superar el peligro es empoderar al gobierno para que tome todas las medidas necesarias para anularlo, incluso si eso significa permitir al gobierno poder pisotear toda la Constitución.

Así es como usas la política del miedo para persuadir a un pueblo dotado de libertad para encadenarse a una dictadura.

Funciona de la misma manera cada vez.

Las guerras exageradas y extendidas del gobierno contra el terrorismo, las drogas, la violencia, la inmigración ilegal y el llamado extremismo interno han sido artimañas convenientes para aterrorizar a la población y renunciar a más de sus libertades a cambio de esquivas promesas de seguridad.

Después de permitir que nuestros temores se codifiquen y nuestras acciones sean criminalizadas, ahora nos encontramos en un mundo nuevo y extraño donde casi todo lo que hacemos está criminalizado, incluso nuestra capacidad de elegir si usar o no una máscara en público durante la pandemia de COVID-19.

Por extraño que parezca, frente a la corrupción y la incompetencia directa de nuestros funcionarios electos, los estadounidenses en general siguen siendo relativamente crédulos, ansiosos por ser persuadidos de que el gobierno puede resolver los problemas que nos aquejan, ya sea terrorismo, una depresión económica, un desastre ambiental o una pandemia global.

Hemos cedido el control sobre los aspectos más íntimos de nuestras vidas a los funcionarios del gobierno que, si bien pueden ocupar puestos de autoridad, no son más sabios, más inteligentes, ni están más en sintonía con nuestras necesidades, ni están más informados sobre nuestros problemas, ni están más conscientes de lo que es realmente en nuestro mejor interés. Sin embargo, habiendo aceptado la falsa noción de que el gobierno realmente sabe lo que es mejor para nosotros y puede garantizar, no solo nuestra seguridad, sino también nuestra felicidad y que nos cuidará desde la cuna hasta la tumba, es decir, desde guarderías hasta hogares de ancianos, nos permitieron ser forzados y convertidos en esclavos a instancias de un gobierno que se preocupa poco por nuestras libertades o nuestra felicidad.

La lección es esta: una vez que un pueblo libre permite al gobierno incursionar en sus libertades o usa esas mismas libertades como moneda de cambio para la seguridad, rápidamente se convierte en una pendiente resbaladiza hacia la tiranía total.

Tampoco parece importar si es demócrata o republicano quien este al mando. De hecho, la mentalidad burocrática en ambos lados del pasillo ahora parece encarnar la misma filosofía del gobierno autoritario, cuyas prioridades son ordeñar a "nosotros, las personas" nuestro dinero ganado con tanto esfuerzo (a través de impuestos, multas y tarifas) y permanecer en el control y en el poder.

El gobierno moderno en general, que va desde la policía militarizada del equipo SWAT que atraviesa nuestras puertas hasta el sarpullido de ciudadanos inocentes asesinados por la policía y el espionaje invasivo de todo lo que hacemos, está actuando de manera ilógica, incluso psicópata. (Las características de un psicópata incluyen una falta de remordimiento y empatía, una sensación de grandiosidad, encanto superficial, comportamiento engañoso y manipulador, y la negativa a asumir la responsabilidad de  las propias acciones, entre otros).

Cuando nuestro propio gobierno ya no nos ve como seres humanos con dignidad y valor, sino como cosas para ser manipuladas, extraídas para obtener datos, maltratadas por la policía, engañadas para creer que tienen nuestros mejores intereses en el corazón, maltratados y encarcelados si nos atrevemos a salir de la línea, que nos castiga injustamente sin remordimientos y se niega a reconocer sus fallas, ya no estamos operando bajo una república constitucional. En cambio, lo que estamos experimentando es una patocracia: tiranía a manos de un gobierno psicópata, que "opera en contra de los intereses de su propia gente, excepto para favorecer a ciertos grupos".

Entonces, ¿dónde nos deja eso?

Después de haber permitido que el gobierno se expanda y supere nuestro alcance, nos encontramos en el extremo perdedor de un tira y afloja sobre el control de nuestro país y nuestras vidas. Y mientras lo permitamos, los funcionarios del gobierno continuarán pisoteando nuestros derechos, siempre justificando que sus acciones sean para el bien de la gente.

Sin embargo, el gobierno solo puede ir tan lejos como "nosotros, el pueblo" lo permita. Ahí yace el problema.

El enredo en el que nos encontramos habla mucho sobre la naturaleza de la bestia del gobierno con la que nos hemos cargado y cómo ve los derechos y la soberanía de "nosotros, el pueblo".

Ahora ya no escuchas mucho sobre la soberanía. Soberanía es un término polvoriento y anticuado que se remonta a una época en la que reyes y emperadores gobernaban con un poder absoluto sobre una población que no tenía derechos. Los estadounidenses resurgieron la idea de la soberanía cuando declararon su independencia de Gran Bretaña y rechazaron la autoridad absoluta del rey Jorge III. Al hacerlo, los  estadounidenses reclamaron para sí mismos el derecho al auto-gobierno y se establecieron como la máxima autoridad y poder.

Entonces, cuando el gobierno actúa, se supone que debe hacerlo a nuestra voluntad y en nuestro nombre, porque somos los gobernantes.

Sin embargo, no es exactamente así como resultó.

En los más de 200 años desde que nos embarcamos audazmente en este experimento de auto-gobierno, hemos estado perdiendo terreno constantemente ante los descarados ataques de poder del gobierno, que se nos impusieron en el llamado nombre de seguridad nacional.

El gobierno nos ha quitado nuestro trono legítimo. Ha usurpado nuestra autoridad legítima. Ha organizado el golpe de estado definitivo. Sus agentes ya ni siquiera fingen que responden a "nosotros, la gente". Lo peor de todo es que "nosotros, la gente", nos hemos vuelto insensibles a este constante debilitamiento de nuestras libertades.

¿Cómo podemos conciliar la visión de los Fundadores del gobierno como una entidad cuyo único propósito es servir a las personas con la insistencia del estado policial de que el gobierno es la autoridad suprema, que su poder triunfa sobre el de las personas mismas y que puede ejercer ese poder de cualquier manera que considere conveniente (que incluye agentes del gobierno que pasan a través de puertas, arrestos masivos, limpieza étnica, perfil racial, detenciones indefinidas sin el debido proceso y campos de internamiento)?

No se pueden reconciliar. Son polos opuestos.

Nos estamos acercando rápidamente a un momento de ajuste de cuentas en el que nos veremos obligados a elegir entre la visión de lo que Estados Unidos pretendía ser (un modelo de auto-gobierno donde el poder recae en las personas) y la realidad de lo que se ha convertido (un Estado policial donde el poder recae en el gobierno).

Este deslizamiento hacia el totalitarismo, ayudado por la sobre-criminalización, la vigilancia del gobierno, la policía militarizada, la entrega de vecinos, las prisiones privatizadas y los campos de trabajos forzados, por nombrar solo algunas similitudes, está siguiendo muy de cerca lo que sucedió en Alemania en los años previos al ascenso de Hitler al poder.

Estamos caminando por un camino peligroso en este momento.

No importa quién gane las elecciones presidenciales en Noviembre, es una apuesta segura que el perdedor será el pueblo estadounidense. 

A pesar de lo que se enseña en la escuela y la propaganda que se vende en los medios, las elecciones presidenciales de 2020 no son elecciones populistas para elegir un representante. Más bien, es una reunión de accionistas para seleccionar al próximo CEO, un hecho reforzado por el arcaico sistema de colegio electoral de la nación.

Cualquiera que crea que esta elección provocará un cambio real en la forma en que el gobierno estadounidense hace negocios es increíblemente ingenuo, lamentablemente fuera de contacto o ajeno al hecho de que, como lo demuestra un estudio en profundidad de la Universidad de Princeton, ahora vivimos en una oligarquía que es "de los ricos, por los ricos y para los ricos".

Cuando un país gasta cerca de $10 mil millones en elecciones para seleccionar lo que es, a todos los efectos, un glorioso rey o reina del regreso a casa para ocupar la Casa Blanca y ocupar otros escaños gubernamentales, mientras que más de 40 millones de sus habitantes viven en la pobreza, más de 40 millones de estadounidenses están desempleados, más de 500.000 estadounidenses están sin hogar, y los analistas pronostican que tomará una década salir de la actual recesión inducida por COVID, ese es un país cuyas prioridades están fuera de sintonía con las necesidades de su gente. 

Sin embargo, tenga en cuenta: el Establecimiento, el Estado Profundo y sus socios corporativos que realmente dirigen el espectáculo, manejan los hilos y dictan las políticas, sin importar quién ocupe la Oficina Oval, no permitirán que nadie que asuma el cargo desenmarañe las estructuras de poder. Aquellos que han intentado hacerlo en el pasado han sido efectivamente puestos fuera de servicio.

La votación mantiene la ilusión de que tenemos una república democrática, pero es simplemente una dictadura disfrazada, o lo que los politólogos Martin Gilens y Benjamin Page denominan con mayor precisión como una "dominación de la élite económica".

En ese entorno, la élite económica (cabilderos, corporaciones, grupos de intereses especiales) dictan la política nacional. Como lo indica el estudio de oligarquía de la Universidad de Princeton, nuestros funcionarios electos, especialmente aquellos en la capital de la nación, representan los intereses de los ricos y poderosos en lugar del ciudadano promedio. Como tal, la ciudadanía tiene poco o ningún impacto en las políticas del gobierno.

Hemos sido cargados con un sistema de dos partidos y engañados para creer que hay una diferencia entre los republicanos y los demócratas, cuando de hecho, los dos partidos son exactamente iguales. Como señaló un comentarista, ambas partes apoyan una guerra interminable, participan en gastos fuera de control, ignoran los derechos básicos de la ciudadanía, no respetan el estado de derecho, son comprados y pagados por las Grandes Empresas y se preocupan principalmente por su propio poder. Y tenemos un largo historial de expansión del gobierno y reducción de la libertad.

Nos estamos ahogando bajo el peso de demasiadas deudas, demasiadas guerras, demasiado poder en manos de un gobierno centralizado dirigido por una élite corporativa, demasiada policía militarizada, demasiadas leyes, demasiados cabilderos y, en general, demasiadas malas noticias. 

Los poderes fácticos quieren que creamos que nuestro trabajo como ciudadanos comienza y termina el día de las elecciones. Quieren que creamos que no tenemos derecho a quejarnos sobre el estado de la nación a menos que hayamos emitido nuestro voto de una forma u otra. Quieren que sigamos divididos sobre política, hostiles a aquellos con quienes no estamos de acuerdo políticamente, e intolerantes con cualquiera o cualquier cosa cuyas soluciones a lo que aqueja a este país difieran de las nuestras.

De lo que no quieren que hablemos es del hecho de que el gobierno es corrupto, el sistema está manipulado, los políticos no nos representan, el colegio electoral es una broma, la mayoría de los candidatos son fraudes y, como señalo En mi libro "Battlefield America: The War on the American People", nosotros, como nación, estamos repitiendo los errores de la historia, es decir, permitiendo que un estado totalitario reine sobre nosotros.

La ex-presa del campo de concentración Hannah Arendt advirtió contra esto cuando escribió: "Nunca nuestro futuro ha sido más impredecible, nunca hemos dependido tanto de fuerzas políticas en las que no se puede confiar para seguir las reglas del sentido común y el interés propio, fuerzas que parecen como pura locura si se juzga por los estándares de otros siglos". 

Cuando una vez más nos encontramos ante la posibilidad de votar por el menor de los dos males, "nosotros, el pueblo" tenemos que tomar una decisión: ¿simplemente participamos en el colapso de la república estadounidense a medida que degenera hacia un régimen totalitario, o tomamos una posición y rechazamos la patética excusa para el gobierno que nos está engañando? 

Nunca olvides que el menor de dos males sigue siendo malo.


Julio 10, 2020, 00:26:50 am
Respuesta #3147
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

Justicia social en respuesta a una élite gobernante depredadora

Kurt Nimmo

Citar
Es verdad. Estados Unidos tiene un problema sistémico.

No estoy hablando de racismo. Estoy hablando de justicia social.

No, no la identidad y la justicia centrada en el grupo exigida por la llamada izquierda y que esta siendo financiada por las corporaciones.

Estoy hablando de justicia social para una población sujeta al abuso de una élite financiera gobernante.

El punto es que nunca habrá verdadera libertad y justicia, no hasta que el estado corporativo de amigos y la Reserva Federal propiedad de su banco - ahora con una sucursal en el Tesoro de los Estados Unidos - sea expulsado y los multimillonarios perpetradores del fraude económico masivo impuesto sobre la población sean detenidos, juzgados, condenados y encarcelados.

Esto no va a pasar. No va a suceder con el compinche de los capitalistas Donald Trump y ciertamente no sucederá con un Joe Biden semi demente.

En Noviembre, después del Verano del Odio, es completamente posible que los demócratas tomen tanto la Casa Blanca como el Senado, ya son dueños de la Cámara. Todo depende de cómo los medios corporativos desencadenen los disturbios, la escalada de asesinatos, los incendios provocados, saqueos y otros delitos contra la propiedad.

2020 es, con mucho, la temporada electoral más extraña y peligrosa que he vivido. Pero no importa quién sea el presidente en Enero. 

El ganador estará en deuda con la clase financiera. Todos los candidatos presentados por los partidos republicano y demócrata son propiedad de la clase mega-rica, ya sean "liberales" o "conservadores". Realmente no importa quién "gane" las elecciones, siempre que ese ganador siga las directivas neo-liberales. Como Hillary Clinton bromeó, ella estaba en la calle del Consejo de Relaciones Exteriores cuando era Secretaria de Estado bajo el equipo de ensueño fabricado por los medios corporativos de Obama y Biden.

Los demócratas se han involucrado en la traición como nunca antes contra un presidente debidamente elegido, votado por el mismo sistema que puso a Obama, Clinton, Bush y todos los demás en el cargo. 

Entonces, cualquiera de las dos cosas sucederá. Los medios corporativos lograrán inflar la personalidad narcisista y combativa de Trump, continuarán retratándolo como un lunático (como lo es realmente), y se detendrán en todo, desde su torpe respuesta ante el Covid hasta los tropiezos en la política exterior, en gran parte dirigidos por su hijo y los neoconservadores, e incluyendo el aporte de Sheldon Adelson, el magnate multimillonario de casinos que tiene un interés político: Israel.

Si Trump gana, nos espera más de lo que estamos experimentando ahora: escalada de violencia, confrontación armada, manifestantes aplastados por la velocidad de los automóviles, policías golpeando y rociando pimienta a los manifestantes pacíficos.

Es la multitud de identidad, los marxistas culturales remodelados y su obversión política, la "nueva derecha", los nacionalistas... estas tribus guerreras de fanáticos y radicales están haciendo la vida casi insoportable en Estados Unidos. Las manifestaciones y la violencia que las acompañan continuarán y finalmente estallarán en una guerra abierta si Trump es reelegido. Si Biden gana, los conservadores y los de la derecha política, incluida la derecha política del establecimiento, se verán sometidos a un fuego intenso y devastador.

Estoy exagerando, pero no mucho.

Ahora que la extrema derecha política, los conservadores, los libertarios y otros son considerados terroristas - según lo especificado por la policía política del establecimiento, el FBI - los demócratas llevarán a cabo investigaciones y llevarán a cabo juicios por puro show. Las redes sociales se desinfectarán por completo, se cerrarán los sitios web, se multará a los proveedores de internet si se atreven a alojar sitios de extrema derecha o conservadores que el estado y sus medios corporativos consideren irremediablemente nacionalistas o supremacistas blancos.

Antifa y otros "anarquistas" son actualmente útiles para crear una atmósfera de falsa violencia revolucionaria dirigida contra Trump. Los demócratas del establecimiento están explotando las afirmaciones escandalosas de Black Lives Matter (todos los blancos son demonios de ojos azules) y su liderazgo marxista. Una alternativa re-formateada y aceptable permanecerá en su lugar, y BLM obedientemente tomará su lugar en las gradas con todas las otras animadoras del estado. No hay lugar en la cima para los comunistas. Los marxistas sólo son cortejados cuando son útiles.

El capitalismo de compinches sistémico, un proceso político corrupto y el gobierno depredador de la élite financiera y corporativa continuarán sin cesar después de las elecciones.

Finalmente, una predicción: Joe Biden seleccionará a Hillary Clinton como su compañera de fórmula. Hillary Clinton posee el tipo de atributos de carácter psicópata preferidos por la élite: despiadados, capaces de ordenar el asesinato de miles de inocentes sin inmutarse, y con confianza en reanudar el plan de juego neoliberal después de que el extraño intruso en la Casa Blanca se haya ido. 


Julio 10, 2020, 00:27:04 am
Respuesta #3148
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2

El macartismo remodelado para una nueva era

Citar
John W. Whitehead

"Si confundimos la disidencia con la deslealtad, si negamos el derecho del individuo a estar equivocado, o a ser impopular, excéntrico o poco ortodoxo, si negamos la esencia de la igualdad racial de los cientos de millones en Asia y África que están buscando una nueva lealtad, concluiremos que estamos interesados en defender un mito y nuestro actual estado privilegiado. Cada acto que niega o limita la libertad del individuo en este país nos cuesta la confianza de hombres y mujeres que aspiran a esa libertad e independencia de la que hablamos y por la que lucharon nuestros antepasados". 

Edward R. Murrow

Para aquellos que tienen la edad suficiente para haber vivido la era de McCarthy, hay una bocanada de algo en el aire que apesta a la paranoia intensificada, las tácticas totalitarias que señalan con el dedo, alardean del miedo y son características de la década de 1950.

En aquel entonces, era el gobierno, encabezado por el senador Joseph McCarthy y el Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara de Representantes, trabajando en conjunto con corporaciones privadas e individuos para poner en la lista negra a los estadounidenses sospechosos de ser simpatizantes del comunismo.

Para cuando las cacerías de brujas llevadas a cabo por agencias de investigación federales y estatales llegaron a su fin, miles de personas (la gran mayoría de ellas inocentes de cualquier delito) habían sido acusadas de lazos comunistas, investigadas, citadas y puestas en la lista negra. Considerados como malos riesgos, los acusados ​​fueron incluidos en la lista negra y lucharon por conseguir empleo. La caza de brujas arruinó carreras, resultando en suicidios, y endureció la inmigración para excluir a los supuestos subversivos.

Setenta años más tarde, la intolerancia al vitriolo, el miedo y la intolerancia asociada con las tácticas de McCarthy se despliegan una vez más en un ataque de libertad para todos, tanto en la izquierda como en la derecha políticas, contra cualquiera que, al atreverse a pensar por ellos mismos, se suscriben a ideas o creencias que van en contra del pensamiento del gobierno o de la corriente principal.

Ya ni siquiera parece importar cuál sea el problema (racismo, monumentos confederados, Donald Trump, COVID-19, etc.): los activistas modernos están destruyendo monumentos, demonizando figuras históricas, boicoteando a las corporaciones por las transgresiones políticas percibidas, y usando su púlpito intimidante para aterrorizar al resto del país para que se doblegue a sus demandas.

Mientras tanto, el estado policial estadounidense continúa marchando inexorablemente hacia adelante.

Así es como prevalece el fascismo, silenciando todos los puntos de vista disidentes.

El silencio se está volviendo ensordecedor.

Después de años de luchar dentro y fuera de los tribunales para mantener su nombre de 87 años, los Washington Redskins de la NFL se han doblegado ante la presión pública y cambiarán su nombre y el logotipo del equipo para evitar ofender. El nuevo nombre, aún no anunciado, tiene como objetivo honrar a los militares y a los nativos americanos.

Eleanor Holmes Norton, delegada de la Cámara de Representantes que apoya el cambio de nombre, cree que el movimiento del equipo "refleja el clima actual de intolerancia a los nombres, estatuas, productos de nuestro pasado que son de naturaleza racista o implican racismo, y ya no se toleran". 

Clima actual de intolerancia, de hecho.

Sin embargo, no fue una conciencia racial elevada lo que causó que los Redskins cambiarán su marca. Fue el dinero. El equipo cedió luego de que sus patrocinadores corporativos (FedEx, PepsiCo, Nike y Bank of America) amenazaron con retirar sus fondos. 

¿Quién necesita un censor del gobierno cuando el pueblo estadounidense ya está haciendo un gran trabajo censurándose a sí mismos y a los demás?

Ahora hay un impulso para boicotear a Goya Foods después de que su CEO, Robert Unanue, elogió al presidente Trump durante una conferencia de prensa para anunciar la donación de Goya de un millón de latas de garbanzos y un millón de otros productos alimenticios a los bancos de alimentos estadounidenses como parte de la Iniciativa de Prosperidad Hispana del presidente.

Eso sí, Unanue, cuyo abuelo emigró a los EE.UU. desde España, también elogió a los Obama cuando estaban en el cargo, pero ese tipo de ecuanimidad no tiene mucho peso en este clima de intolerancia.

Para no quedarse atrás, los censores también apuntan a "Matar a un ruiseñor", la novela ganadora del Premio Pulitzer de Harper Lee sobre Atticus Finch, un abogado blanco en el sur de Jim Crow que defiende a un hombre negro acusado falsamente de violación. Sesenta años después de su debut, el libro sigue siendo un poderoso testimonio del coraje moral frente al fanatismo racial y la injusticia sistémica, contada desde el punto de vista de un niño que crece en el Sur, pero eso no es suficiente para los censores. Quieren eliminar el libro, junto con "Las aventuras de Huckleberry Finn", de los currículos de lectura de la escuela debido a la presencia de insultos raciales que podrían hacer que los estudiantes se sientan "humillados o marginados". 

No importa que la palabra N aparezca regularmente en las canciones de hip-hop. La actitud predominante parece ser que está bien usar la palabra N siempre que la persona que dice la palabra no sea blanca. El rapero Kendrick Lamar "quisiera que la América blanca permita que la gente negra tenga la palabra exclusivamente".

Habla sobre un doble estándar.

Esta es también la parte pasada por alto de cómo la opresión se vuelve sistémica: surge como resultado de un esfuerzo combinado entre la población, las corporaciones y el gobierno. El macartismo funcionó de la misma manera. 

Lo que comenzó con las tácticas de miedo que ocuparon los titulares de Joseph McCarthy en la década de 1950 sobre los infiltrados comunistas en la sociedad estadounidense se convirtió en una devastadora caza de brujas una vez que las corporaciones y el pueblo estadounidense contrajeron la fiebre.

El macartismo fue un contagiado, como la peste, que se extendió como un reguero de pólvora entre personas demasiado temerosas o débiles o crédulas o paranoicas o codiciosas o ambiciosas para denunciarlo por lo que era: una táctica de miedo oportunista diseñada para hacer que el gobierno fuera más poderoso. 

McCarthy, un joven senador republicano, aprovechó la oportunidad para hacerse un nombre aprovechando la paranoia de la Guerra Fría de la época. En un discurso en febrero de 1950, McCarthy afirmó tener una lista de más de 200 miembros del Partido Comunista "trabajando y dando forma a la política del Departamento de Estado de los Estados Unidos". El discurso fue recogido por Associated Press, sin corroborar los hechos, y en pocos días comenzó la histeria.

McCarthy se especializó en acusaciones sensacionalistas y sin fundamento sobre la infiltración comunista dentro del gobierno estadounidense, particularmente del Departamento de Estado. También se enfocó en conocidos actores y directores de Hollywood, sindicalistas y maestros. Muchos otros fueron llevados ante el inquisitivo Comité de la Cámara sobre actividades antiamericanas para ser interrogados.

El "macartismo" eventualmente untó a todos los acusados ​​con el mismo cepillo, ya sea que la evidencia fuera buena, mala o inexistente.

Los paralelos al movimiento actual no pueden ser subestimados.

Incluso ahora, con el macartismo moderno barriendo la nación y la propia historia de los Estados Unidos en la lista negra, me pregunto de qué se trata realmente esta repentina indignación y crisis de conciencia.

Ciertamente, cualquiera que crea que las injusticias, las crueldades y la crueldad cruel del gobierno de los Estados Unidos son exclusivas de la Administración Trump no ha prestado atención. No importa cuáles sean los colores del equipo en un momento dado, el libro de jugadas sigue siendo el mismo. El leopardo no ha cambiado sus manchas. 

Raspe las capas superficiales y descubrirá que el estado policial estadounidense que continúa causando estragos en los derechos de las personas bajo la Administración Trump es el mismo estado policial que causó estragos en los derechos de las personas bajo cada administración anterior.

Entonces, perdónenme la histeria mediática y la indignación y los dobles raseros hipócritas de aquellos cuya conciencia moral parece estar en gran parte dictada por sus lealtades políticas.

Mientras discutimos sobre qué lado está ganando esta batalla perdida, se acerca un tsunami.

Mientras la población libra la guerra por las injusticias pasadas, la injusticia en el aquí y ahora continúa pisoteando vidas inocentes. Ciertamente, se está haciendo poca importancia para detener la ola de racismo institucional que ha resultado en un número desproporcionado de estadounidenses negros que continúan siendo detenidos, cacheados, disparados, arrestados y encarcelados.

Ya he tenido suficiente de la amnesia a corto y largo plazo que permite a los aduladores políticos olvidar convenientemente la duplicidad, complicidad y mentira de su propio partido, y echarle la culpa a todos los demás.

Cuando profundiza hasta el centro de las cosas, las políticas de una Administración Trump no han sido diferentes de una Administración Obama o una Administración Bush, al menos no donde realmente cuenta. En otras palabras, los demócratas con cualquier otro nombre han sido republicanos, y viceversa. 

La guerra ha continuado. La vigilancia ha continuado. Los asesinatos con drones han continuado. Los tiroteos policiales han continuado. Las cárceles con fines de lucro han continuado. La censura y la persecución de cualquiera que critique al gobierno han continuado. La militarización de la policía ha continuado. Las devastadoras redadas del equipo SWAT han continuado. Los esfuerzos del gobierno para etiquetar a los disidentes como extremistas y terroristas ha continuado. 

Cuanto más cambian las cosas, más se han mantenido igual.

Hemos estado atrapados en este Día de la Marmota política durante tanto tiempo que las desviaciones menores parecen ser desarrollos importantes, al tiempo que ocultan el hecho de que estamos atrapados en la repetición, incapaces de ver el bosque por los árboles.

Esto es lo que se conoce como normalidad progresiva, o una muerte por mil cortes.

Es un concepto invocado por el científico ganador del Premio Pulitzer, Jared Diamond, para describir cómo los cambios importantes, si se implementan lentamente en pequeñas etapas a lo largo del tiempo, pueden aceptarse como normales sin el choque y la resistencia que podrían recibir una agitación repentina.

Las preocupaciones de Diamond estaban relacionadas con la civilización desaparecida de la Isla de Pascua y el declive social y la degradación ambiental que contribuyeron a ello, pero es una analogía poderosa para la erosión constante de nuestras libertades y el declive de nuestro país justo debajo de nuestras narices.

Como explica Diamond, "en solo unos pocos siglos, la gente de la Isla de Pascua arrasó con su bosque, llevó a sus plantas y animales a la extinción, y vio a su compleja sociedad caer en espiral hacia el caos y el canibalismo ...  ¿Por qué no miraron a su alrededor, se dieron cuenta de qué estaban haciendo, y se detuvieron antes de que fuera demasiado tarde?  ¿Qué estaban pensando cuando cortaron la última palmera?" 

Su respuesta: "Sospecho que el desastre no ocurrió con una explosión, sino con un gemido".

Al igual que los propios colonos de Estados Unidos, los primeros colonos de la Isla de Pascua descubrieron un mundo nuevo, "un paraíso virgen", lleno de vida. Sin embargo, casi 2.000 años después de la llegada de sus primeros colonos, la Isla de Pascua fue reducida a un cementerio árido por una población tan concentrada en sus necesidades inmediatas que no pudieron preservar el paraíso para las generaciones futuras.

Lo mismo podría decirse de los Estados Unidos hoy: también, está siendo reducido a un cementerio estéril por una población tan concentrada en sus necesidades inmediatas que no están preservando la libertad para las generaciones futuras.

En el caso de Isla de Pascua, como Diamond  especula:

"El bosque desapareció lentamente, durante décadas. Quizás la guerra interrumpió a los equipos en movimiento; quizás cuando los talladores terminaron su trabajo, la última cuerda se rompió. Mientras tanto, cualquier isleño que intentara advertir sobre los peligros de la deforestación progresiva habría sido anulado por intereses creados de talladores, burócratas y jefes, cuyos trabajos dependían de la deforestación continua. Los cambios en la cubierta forestal de un año a otro habrían sido difíciles de detectar. Solo las personas mayores, recordando su infancia décadas antes, podrían haber reconocido una diferencia. Gradualmente, los árboles se volvieron menos, más pequeños y menos importantes. Cuando se cortó la última palmera adulta con fruto, las palmeras habían dejado de tener importancia económica desde hacía mucho tiempo. Eso dejaba solo árboles jóvenes cada vez más pequeños para limpiar cada año, junto con otros arbustos y arbolitos. Nadie habría notado la tala de la última palma pequeña."

¿Suena dolorosamente familiar todavía?

Ya hemos derribado el rico bosque de libertades establecido por nuestros fundadores. Se ha desvanecido lentamente, a lo largo de las décadas. Quienes advirtieron contra los peligros que representan demasiadas leyes, vigilancia invasiva, policía militarizada, redadas del equipo SWAT y similares han sido silenciados e ignorados. Dejaron de enseñar sobre la libertad en las escuelas. Pocos estadounidenses conocen su historia. Y aún menos parece importarles que sus compatriotas sean encarcelados, amordazados, fusilados, azotados y tratados como si no tuvieran ningún derecho.

La erosión de nuestras libertades sucedió de manera tan incremental que nadie pareció darse cuenta. Solo las generaciones mayores, al recordar cómo era la verdadera libertad, reconocieron la diferencia. Gradualmente, las libertades que disfruta la ciudadanía se hicieron menos, más pequeñas y menos importantes. Para cuando caiga la última libertad, nadie sabrá la diferencia.

Así es como aumenta la tiranía y cae la libertad: con mil cortes, cada uno justificado o ignorado o encogido como lo suficientemente intrascendente como para molestar, pero suman.

Cada corte, cada intento de socavar nuestras libertades, cada pérdida de algún derecho crítico: pensar libremente, reunirnos, hablar sin temor a ser avergonzados o censurados, criar a nuestros hijos como mejor nos parezca, adorar o no adorar como nuestro la conciencia dicte, comer lo que queramos y amar a quien queramos, vivir como queremos; se suman a un fracaso inconmensurable por parte de todos y cada uno de nosotros para detener el descenso por esa pendiente resbaladiza.

Estamos en esa pendiente descendente ahora.

El contagio de miedo que McCarthy ayudó a propagarse con la ayuda de agencias gubernamentales, corporaciones y la élite del poder todavía está envenenando el pozo, blanqueando nuestra historia, volviendo ciudadano contra ciudadano y despojándonos de nuestros derechos.

Lo que necesitamos desesperadamente es el tipo de resolución encarnada por Edward R. Murrow, el periodista más respetado de su época.

El 9 de marzo de 1954, Murrow se atrevió a decir la verdad al poder sobre el daño que McCarthy estaba infligiendo al pueblo estadounidense. Su mensaje sigue siendo una advertencia oportuna para nuestra época.

"No caminaremos con miedo, el uno del otro. No seremos arrastrados por el miedo a una era de sinrazón si profundizamos en nuestra historia y nuestra doctrina; y recuerda que no somos descendientes de hombres temerosos. No de hombres que temían escribir, hablar, asociarse y defender causas que por el momento eran impopulares. Este no es el momento para que los hombres que se oponen a los métodos del senador McCarthy se mantengan en silencio. Podemos negar nuestra herencia y nuestra historia, pero no podemos escapar de la responsabilidad por el resultado. No hay forma de que un ciudadano de una república renuncie a sus responsabilidades. Como nación, hemos llegado a nuestra herencia completa a una edad temprana. Nos proclamamos, como somos, los defensores de la libertad, donde quiera que siga existiendo en el mundo, pero no podemos defender la libertad en el extranjero al abandonarla en casa. Las acciones del senador junior de Wisconsin han causado alarma y consternación entre nuestros aliados en el extranjero y han brindado un consuelo considerable a nuestros enemigos. ¿Y de quién es la culpa? Realmente no es suya. No creó esta situación de miedo; él simplemente la explotó, y con bastante éxito. Cassius tenía razón. La culpa, querido Bruto, no está en nuestras estrellas, sino en nosotros mismos".

Estados Unidos se está acercando a otro ajuste de cuentas en este momento, uno que enfrentará nuestro compromiso con los principios de libertad contra un nivel de alarmismo que se está utilizando para causar estragos en todo lo que encuentre a su paso.

El resultado descansa, como siempre, en "nosotros, las personas". Como Murrow dijo a su personal antes de la histórica transmisión del 9 de marzo: "Nadie puede aterrorizar a una nación entera, a menos que todos seamos sus cómplices".




Los peligros planteados por la moneda digital controlada por el estado

Claudio Grass

No se requiere una imaginación demasiado oscura para darse cuenta de la gravedad de las preocupaciones sobre el yuan digital. China es un verdadero pionero cuando se trata de vigilancia, censura y opresión política, y la era digital le ha dado al estado un arsenal increíblemente eficiente y efectivo. Agregar dinero a ese conjunto de herramientas fue un movimiento que se planeó durante muchos años y está muy claro cuán útil puede ser una herramienta para cualquier régimen totalitario. La capacidad de rastrear las transacciones de los ciudadanos, acceder a sus datos financieros, controlar y congelar la cuenta de cualquier persona que presente una amenaza potencial, todo esto abre la puerta a la opresión definitiva: control total sobre los recursos privados, los medios de vida de las personas y su capacidad para cubrir sus necesidades básicas.

Pero ni siquiera tenemos que esperar los primeros signos de abuso del sistema. Como parte de los paquetes de gastos de ayuda COVID del gobierno, se cargaron cupones digitales en los teléfonos inteligentes de los ciudadanos chinos para alentarlos a gastar en sus tiendas locales. Según el Dr. Shirley Yu, compañero visitante en la London School of Economics: "Los cupones digitales permiten al gobierno chino rastrear el uso de estos cupones" y "permiten que el gobierno sepa qué sector es más ayudado, quién lo utiliza y donde realmente se gasta el dinero". Por supuesto, si el gobierno tiene acceso a datos que les permiten verificar si sus políticas se transmitieron bien y si el dinero se gastó como se esperaba, también pueden usar esos datos para verificar y rastrear cualquier transacción para cualquier otro propósito.

Xu Yuan, investigador principal del Centro de Investigación de Finanzas Digitales de la Universidad de Pekín, destacó los beneficios regulatorios de hacer que todo el flujo de efectivo en la sociedad sea rastreable. "En teoría, después del lanzamiento del yuan digital, no habrá ninguna transacción que las autoridades reguladoras no puedan ver, los flujos de efectivo serán completamente rastreables", dijo Xu en una entrevista. Por supuesto, este pensamiento es lo suficientemente aterrador por sí solo, pero se vuelve infinitamente más aterrador cuando aquellos que controlan el sistema tienen una larga trayectoria de abuso y flagrante desprecio por los derechos humanos y libertades básicas.

"Nunca podría suceder aquí"

Ese es probablemente el argumento más repetido en nuestras democracias occidentales "civilizadas", justo antes de que ocurra un terrible abuso de poder por parte del gobierno, o antes de que se apruebe alguna nueva ley restrictiva o regulación general que limite los derechos de los ciudadanos individuales. Mucha gente pensó que la Ley PATRIOTA nunca podría aprobarse, que el secreto bancario siempre sería respetado, y que no había forma de ver un cierre económico global por decreto. En comparación, una moneda fiduciaria digital no se ve tan descabellada. De hecho, unos veinte bancos centrales, aparte del Banco Popular de China (PBOC), ya están trabajando activamente en ello. En cuanto a la posibilidad de que se apliquen las monedas digitales y los sistemas de pago, la mayoría de los funcionarios y políticos del banco central en Occidente parecen tener bastante confianza.

En una entrevista reciente, el presidente del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia, Patrick Harker, dijo que una opción de pago digital en tiempo real era "inevitable", mientras que el jefe del Banco de Pagos Internacionales también reconoció que los bancos centrales pronto necesitarán emitir sus propias monedas digitales. Durante los debates sobre el alivio del coronavirus en los Estados Unidos, el senador demócrata Sherrod Brown abogó por la distribución de los pagos de estímulo a través de una billetera digital en dólares. El llamado programa FedAccount, que la Reserva Federal sería responsable de supervisar, ofrecería cuentas bancarias gratuitas desde las que recibir dinero y realizar pagos.

En cuanto a la UE, durante muchos años ha habido un apoyo muy fuerte para el desarrollo de un mercado único digital. Según una reciente sesión informativa del Parlamento Europeo, "hasta la fecha no existe un método de pago minorista paneuropeo (que no sea efectivo en euros), ya que no existe un esquema de tarjeta europea. Esto es motivo de preocupación para el Banco Central Europeo (BCE) ... Por lo tanto, el BCE está pidiendo una estrategia de pago europea para cambiar esta situación".

En todos los sentidos, este es el siguiente paso en el plan de centralización e integración de la Unión Europea, y este no podría ser un mejor momento para que se materialice. Dada la disminución de la confianza pública después del manejo de la crisis del corona por parte de la UE, la "integración" financiera podría ser una herramienta valiosa para vincular a los miembros y forzar a todos los ciudadanos a una economía digital común, planificada y administrada centralmente.

Un tenedor en el camino

Entonces, si aceptamos que las monedas digitales son inevitables y que posiblemente su surgimiento se haya acelerado por la crisis del corona, la verdadera pregunta es: ¿quién las controla? ¿Quién las emite y las distribuye? ¿Quién determina su valor? Nos encontramos en una encrucijada histórica y la respuesta a estas preguntas puede determinar el tipo de futuro en el que nos despertaremos. Podría ser muy sombrío, si el poder permanece con los gobiernos y las instituciones bancarias centralizadas. En este escenario, el dinero mantendrá todas las fallas y vulnerabilidades de las monedas fiduciarias actuales, pero su naturaleza digital las amplificará hasta un punto inimaginable. Las violaciones de la privacidad de hoy se volverán simplemente imparables, un mero hecho de la vida, mientras que las políticas monetarias desastrosas, como las tasas negativas, hasta ahora solo amortiguadas por la capacidad de las personas para evitarlas a través del efectivo físico, se transmitirán de manera forzada y uniforme en toda la economía.

Por otro lado, el futuro podría ser mucho mejor, si tomamos el otro camino, hacia la descentralización de la emisión y la soberanía financiera individual. Si optamos por romper el monopolio estatal del dinero y permitir que monedas digitales descentralizadas, surgirán una miríada de soluciones diferentes para satisfacer una miríada de necesidades diferentes. Los ahorros se podrían acomodar a través de monedas digitales físicas respaldadas por oro, los activos reales se podrían tokenizar para facilitar y asegurar la venta de propiedades físicas, las criptomonedas especializadas pueden ofrecer privacidad y transacciones imposibles de rastrear. Lejos de ser un sueño imposible, ya existen muchas soluciones como estas, mientras que otras están en proceso.

Por lo tanto, hay una opción sobre qué tipo de futuro queremos, y somos nosotros, como individuos, quienes debemos lograrlo.
« Última modificación: Julio 15, 2020, 20:15:34 pm por Beti ona »


Julio 10, 2020, 13:35:08 pm
Respuesta #3149
  • Leyenda de la fuerza
  • ********
  • Mensajes: 15964
  • http://body-gold.foroactivo.com/
    • Ver Perfil
    • http://body-gold.foroactivo.com/index.htm?sid=1242876111b381903c06548b5017d9c2